POLÉMICA

El arzobispo de Toledo califica de ‘grotesca’ una exposición sobre los abusos en la Iglesia

El arzobispo de Toledo califica de 'grotesca' una exposición sobre los abusos en la Iglesia

Provocación. ‘Pederoclastia’ es el título de la polémica exposición que puede verse hasta el 15 de agosto en la antigua iglesia de San Vicente, sede del Círculo de Arte de Toledo. Una muestra sobre la pederastia en el clero que no deja indiferente a nadie, ni siquiera al arzobispo de Toledo, Braulio Rodríguez, que este miércoles 17 de julio de 2019 la ha calificado de «insultante» y «grotesca».

La exposición, de carácter escenográfico, incluye textos tales como «quien se dice llamar Santa Madre Iglesia no cuida de sus hijos y ampara abusos y violaciones a niños por parte de obispos, cardenales e incluso papas» o «la Iglesia española es una garrapata aún más grande que el perro Estado del que sigue chupando sin parar y en el que sus clérigos ejercen derecho de pernada sobre niños de sus feligresías, cual auténticos señores feudales, sin que el resto de cristianos decentes ni la sociedad en general reaccione contra ellos con la contundencia debida».

A juicio del arzobispo de Toledo y primado de España, se trata de «insultos impresentables sin pruebas y ni yo soy un obispóptero lleno de lujuria, ni los sacerdotes son lo que dice semejante exposición».

Según Braulio Rodríguez, la pederastia es un problema de toda la sociedad que también se da «en la familia y en centros deportivos» y que «no es en absoluto admisible» la que han cometido algunos sacerdotes.

En un escrito, el prelado considera un «insulto a la inteligencia» hacer «afirmaciones que no son verdad». Del mismo modo, juzga inadmisible «condenar sin tener seguridad y dejándose llevar de tópicos o lo que inventan determinados medios de comunicación».

Además, señala que la cuestión no pasa por «la libertad de expresión» y «sí con la responsabilidad en lo que se dice y acusa».

Braulio Rodríguez concluye también recordando que los cristianos ya conocen y aguantan la persecución en muchos países «hasta límites insospechados» por el hecho de serlo.

«Nosotros podemos aguantar insultos, calumnias hasta límites insospechados; también sabemos perdonar y no queremos reaccionar histéricamente con violencia, cuando, si esos insultos fueran dirigidos contra otra religión, tal vez se daría otro tipo de contestación. Lo estamos demostrando en tantos países donde los cristianos son perseguidos sólo por ser cristianos», asegura el arzobispo de Toledo.

Autor

Pablo Santos

Experto en información religiosa

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído