Una patrullera rescató la semana pasada a los ilegales que zarparon desde Libia a bordo de dos pateras

Cinco países y la Iglesia se harán cargo de los 116 inmigrantes bloqueados en Sicilia

Cinco países y la Iglesia se harán cargo de los 116 inmigrantes bloqueados en Sicilia
El ministro del Interior italiano, Matteo Salvini. EP

Política de puertos cerrados. El ministro del Interior italiano, Matteo Salvini, ha anunciado este miércoles 31 de julio de 2019 un acuerdo con cinco países europeos y la Iglesia italiana para repartir a los 116 inmigrantes ilegales rescatados la semana pasada por la patrullera Gregoretti de la Guardia Costera italiana y que permanecían bloqueados en el puerto de Augusta, en Sicilia. Los inmigrantes serán trasladados a Alemania, Francia, Irlanda, Luxemburgo y Portugal.

Otro grupo de inmigrantes ilegales –rescatados el pasado jueves– se quedarán en Italia en lugares gestionados por la Iglesia católica, según ha explicado Salvini.

La patrullera Gregoretti acogió la semana pasada a 135 inmigrantes que zarparon desde Libia el 25 de julio a bordo de dos pateras. Asimismo, otras 50 personas fueron asistidas por un pesquero italiano.

En estos últimos días fueron evacuados una madre en el octavo mes de gestación, su marido y sus dos hijos pequeños, y este lunes fueron autorizados a desembarcar en suelo italiano a un grupo reducido de inmigrantes menores de edad no acompañados, concretamente 16 jovenes ilegales de entre 15 y 16 años.

La Fiscalía de Siracusa abrió una investigación sobre la situación del barco y ordenó una inspección médica.

Según declaró el fiscal de Siracusa, Fabio Scavone, las condiciones en el barco eran muy delicadas, con solo un baño para las 116 personas a bordo, y además se registraron 29 personas con varias enfermedades, entre ellas la sarna y un presunto caso de tuberculosis.

La prohibición de atracar a un barco italiano ya se ha producido en otras ocasiones, como en agosto pasado con la también patrullera de la Guardia Costera, Diciotti, a la que Salvini bloqueó frente a las costas de Sicilia durante cinco días con 138 inmigrantes ilegales a bordo.

Esto le costó a Salvini una investigación judicial por secuestro de personas, pero evitó ser investigado después de que la mayoría de los senadores votaran en contra de autorizar la apertura de un proceso judicial, un paso necesario que prevé la inmunidad parlamentaria.

El barco Alan Kurdi de la ONG alemana Sea-Eye ha rescatado a primera hora de este miércoles a 40 inmigrantes ilegales en el Mediterráneo central, a unas 30 millas de la costa de Libia.

Entre los rescatados hay dos mujeres, una de las cuales está embarazada, un bebé y dos niños pequeños, ha detallado la ONG que desde hace un par de días se encontraba en la zona.

El barco pedirá ahora a las autoridades que se les indique un puerto para desembarcar y el más cercano es el de la isla italiana de Lampedusa.

Como en otras ocasiones, Salvini acaba de firmar la prohibición de entrada en aguas italianas del buque. En una publicación en su cuenta de Twitter ha afirmado que «si la ONG realmente se preocupa por la salud de los inmigrantes, puede establecer rumbo a Túnez; si en cambio piensa venir a Italia, como si no pasara nada, se equivoca de ministro».

El ministro del Interior italiano ha denunciado reiteradamente que los barcos que supuestamente socorren a inmigrantes en el Mediterráneo favorecen la inmigración ilegal y potencian la labor de los traficantes de personas.

Te puede interesar

Autor

Pablo Santos

Experto en información religiosa

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído