La Conferencia Episcopal de Filipinas tacha de 'increíbles' las acusaciones de las autoridades

Duterte utiliza a la Policía para acusar de sedición a cuatro obispos y tres sacerdotes

Duterte utiliza a la Policía para acusar de sedición a cuatro obispos y tres sacerdotes
El presidente de Filipinas, Rodrigo Duterte. EP

La Policía filipina presentó recientemente cargos por sedición contra unas 40 personas críticas con la administración de Rodrigo Duterte. Entre los acusados está la vicepresidenta del país, Leni Robredo, así como varios senadores, 4 obispos y 3 sacerdotes que han tratado, presuntamente, de desestabilizar al Gobierno. Ante estas acusaciones, Romulo Valles, presidente de la Conferencia Episcopal de Filipinas (CBCP) señaló a la prensa que son «increíbles» y que «van más allá de lo racional».

«Algunos de nosotros podemos sentirnos incómodos con la forma en que dieron a conocer sus opiniones», reconoció el prelado filipino, si bien destacó que no puede creer, de ninguna manera, que «estos obispos hayan estado involucrados en actividades sediciosas». «Rezo porque todos los involucrados en el caso sean guiados por la imparcialidad y la verdad”, indicó, ya que los clérigos «son personas que aman su patria y tienen la conciencia limpia». Y es que, a todos ellos, se les imputan cargos no únicamente de sedición, sino también de «calumnias» en la red y de «ser un obstáculo para la justicia».

Los eclesiásticos acusados ​​son Honesto Ongtioco, obispo de Cubao; Pablo Virgilio David, obispo de Kalookan; Teodoro Bacani, obispo de Novaliches; Sócrates Villegas, obispo de Lingayen-Dagupan; y los sacerdotes Flaviano Villanueva, Albert Alejo y Robert Reyes.

El propio Reyes manifestó a los medios que esta actuación por parte del Gobierno filipino es «un movimiento patético para distraer a la población del advenimiento del totalitarismo».

Por su parte, Jerome Secillano, presidente de la Oficina de Asuntos Públicos de la CBCP, consideró que esto representa un claro intento para «asustar a los clérigos que critican al Gobierno y silenciarlos». Sin embargo, recalcó que «nunca han luchado contra Duterte, sino contra políticas represivas que dañan a los pobres».

Miles de fieles católicos participaron esta semana en una procesión programada como una muestra de apoyo a los prelados y sacerdotes investigados por el Departamento de Justicia del país.

Autor

Pablo Santos

Experto en información religiosa

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído