El ex primer ministro británico se bautizó al abandonar el poder

La conversión al catolicismo de Tony Blair

La conversión al catolicismo de Tony Blair
Benedicto XVI recibe a Tony Blair en el Vaticano. EP

Un personaje controvertido. Una de las conversiones al catolicismo más sonadas en lo que va de siglo XXI se dio el 23 de diciembre de 2007, cuando el primado católico de Inglaterra y Gales, el cardenal Cormac Murphy-O’Connor, confirmó que acababa de bautizar a Tony Blair, sucedido apenas seis meses antes por Gordon Brown como primer ministro.

En realidad, en los 10 años del mandato de Blair al frente del número 10 de Downing Street se especuló con que, en la práctica, había pasado del anglicanismo oficial al catolicismo. De hecho, era conocido que acompañaba a su mujer y a sus hijos, todos ellos católicos, a la misa dominical.

En los meses anteriores, reconoció el cardenal, el ex primer ministro británico había recibido una formación doctrinal y espiritual a cargo de Mark O’Toole, secretario privado del arzobispo de Westminster. El propio primado fue el que le dio la bienvenida a la Iglesia de Roma en una ceremonia privada en la capilla de su residencia oficial.

Aunque nunca se ha sabido con certeza, lo cierto es que parece muy plausible que Blair retrasara su bautismo católico hasta que se concretara su salida del poder. Y es que, como primer ministro, una de sus atribuciones era elegir a los obispos de la Iglesia Anglicana, la religión oficial del país y de la que es cabeza la mismísima reina, Isabel II.

También se especuló con que el propio Blair estuvo apunto de anunciarlo en su visita a Benedicto XVI, el 24 de junio de ese año, cuando fue recibido por el entonces papa apenas unos días antes de abandonar el cargo. Según varios medios, fue el propio cardenal Murphy-O’Connor el que le recomendó que esperara a que se consumara su salida del poder.

La audiencia privada dejó una anécdota que, solo medio año después, se conformó como muy reveladora: Ratzinger regaló a Blair tres imágenes de John Henry Newman, el cardenal Newman, quien removió los cimientos del siglo XIX con su conversión del anglicamismo al catolicismo.

Paradojas de la Historia, cuando, el próximo 13 de octubre de 2019, se canonice al cardenal Newman, uno de los asistentes a la ceremonia podría ser Tony Blair. Y nadie duda de que seguiría la ceremonia, desde la intimidad de su retiro, Benedicto XVI, gran admirador del impulsor del Movimiento de Oxford.

Autor

Pablo Santos

Experto en información religiosa

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído