El padre Renato Poblete fue durante 48 años un depredador sexual

El presidente de Chile está profundamente dolido por los abusos de un amigo jesuita

El presidente de Chile está profundamente dolido por los abusos de un amigo jesuita
El presidente Sebastian Piñera, junto a la estatua del conocido religioso Renato Poblete. EP

Terremoto. El presidente de Chile, Sebastián Piñera, ha reconocido que sintió «un profundo dolor, una profunda decepción» al enterarse de que Renato Poblete, un emblemático jesuita chileno de quien fue amigo, abusó sexualmente de más de una veintena de mujeres durante casi 50 años.

«Yo fui amigo del padre Renato Poblete durante mucho tiempo. Era amigo de mis padres, fue amigo mío. Yo tengo o tenía por él una gran admiración o aprecio», ha revelado el mandatario chileno.

«Conocí esto (los abusos) porque me lo informaron los propios jesuitas. Sentí un profundo dolor, una profunda decepción», ha detallado Piñera.

«Cuando hay una persona que uno aprecia y admira y de repente descubre que no era la persona que uno conocía, se siente mucho dolor, mucha frustración, mucha decepción y un poco de rabia, porque nos engañó a todos», ha insistido el presidente de Chile.

«Yo me he preguntado mucho, ¿cómo nadie se dio cuenta? E incluso los jesuitas han pagado un precio alto, porque cuando pasó lo de (el exsacerdote Fernando) Karadima, muchos jesuitas dijeron ‘¿cómo es posible que no se dieran cuenta?’ e indicaban con el dedo a todos los que estaban cerca. Nunca hay que escupir al cielo. Les cayó la piedra en la cabeza», ha enfatizado Piñera.

El pasado 30 de julio, la Compañía de Jesús reveló el resultado de una investigación que determinó que Poblete, fallecido en 2010 y que alcanzó un gran reconocimiento en la congregación, fue durante 48 años un depredador sexual que abusó de 22 mujeres, entre ellas varias menores de edad.

Renato Poblete fue entre 1982 y 2000 el capellán del Hogar de Cristo, una institución de beneficencia creada por San Alberto Hurtado en 1944, que hasta hoy atiende a miles de personas cada día.

En 2009, el jesuita recibió de manos de la entonces presidenta Michelle Bachelet el Premio Bicentenario como reconocimiento del Gobierno a su trayectoria de servicio social y en el primer Gobierno de Sebastián Piñera se dio su nombre a un parque junto al río Mapocho, con una gran estatua suya que fue fundida al desvelarse los abusos.

Te puede interesar

Autor

Pablo Santos

Experto en información religiosa

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído