La CEV hace frente a las calumniosas críticas internas contra el sustituto de la Secretaría de Estado

Los obispos venezolanos destapan un complot para ‘socavar la credibilidad’ del papa

Los obispos venezolanos destapan un complot para 'socavar la credibilidad' del papa
El papa Francisco junto a Edgar Peña Parra. EP

Duro comunicado. La Conferencia Episcopal Venezolana (CEV) ha tildado de «calumniosas» una serie de acusaciones dirigidas en contra de Edgar Peña Parra, sustituto de la Secretaría de Estado de la Santa Sede y originario de la Arquidiócesis de Maracaibo.

Las denuncias provienen de sectores eclesiales que buscan «socavar la credibilidad en el papa Francisco, creando dudas al hacer ver que su magisterio y acciones quedan marcados por no escoger adecuadamente a sus colaboradores».

Sin usar circunloquios, los obispos apuntan directamente a «determinados grupos» dentro de la Iglesia a los que tachan de romper a través de «medios denigrantes» con «las exigencias éticas que deben relucir en cualquier creyente».

«Quienes así actúan, desde prolongadas posiciones de bienestar y privilegio, pretenden desautorizar a quien ha señalado con claridad que el empobrecimiento de las mayorías y la destrucción de la casa común hunde sus raices en una economía desbordada y carente de humanidad», sentencian la CEV.

En el documento, los prelados salen en defensa del actual sustituto de la Secretaría de Estado ante lo que consideran «infundios» sobre «una persona ampliamente conocida y apreciada» dentro y fuera de los círculos eclesiales, así como «en los lugares donde ha presentado su servicio diplomático».

Como suele ser habitual ante los constantes ataques dirigidos hacia Bergoglio y su entorno desde ámbitos intraeclesiales, la Santa Sede prefiere guardar silencio. Frente a ello, la Iglesia local a la que pertenece Peña Parra da un paso al frente para lanzar «un aval sobre su persona y su servicio a la Iglesia». Pero, sobre todo, según se lee en el comunicado, para acabar con un complot.

Así, en el escrito, que encabeza el presidente de los obispos, José Luis Azuaje, se desmiente toda denuncia lanzada contra el diplomático vaticano, constatando que «algunos señalamientos no coinciden ni en fechas, ni en presencia física donde dicen que ocurrieron los hechos». Además, se expresa que dichas acusaciones han causado «sorpresa y malestar al mundo católico de la Arquidiócesis de Maracaibo».

Por eso, como Conferencia Episcopal, hacen un llamamiento «a que se investigue y aclare, con pruebas contundentes y no simplemente con afirmaciones sin pruebas, cualquier hecho que perjudique la dignidad del ser humano y a la Iglesia corno servidora de la humanidad».

Frente a este clima de división, los obispos venezolanos proponen acabar con «las diferencias desde el diálogo, a través de la cultura del encuentro», además de «recurrir a la oración sincera, a la misericordia que comparte las luces y sombras».

Por último, en el texto ratifican su adhesión al papa Francisco, y se suman a él «en el dolor que hiere, pero no doblega, ante el anuncio gozoso del Evangelio y el coraje de asumir las reformas que permitan tener una solvencia moral mayor a quien ha tornado en serio los desafíos para superarlos».

Te puede interesar

Autor

Pablo Santos

Experto en información religiosa

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído