La nave permitirá el acceso a la salud de las poblaciones indígenas y ribereñas más necesitadas

El barco-hospital Papa Francisco atenderá a más de 700 mil personas de la Amazonía

El barco-hospital Papa Francisco atenderá a más de 700 mil personas de la Amazonía
El hospital flotante lleva el nombre del pontífice argentino. EP

Consuelo para los más necesitados. Se llama Papa Francisco, pero en realidad es un barco de 32 metros de eslora que hace las funciones de hospital itinerante y que lleva el nombre del pontífice argentino.

Esta embarcación recorre el río Amazonas llevando atención médica pero también el Evangelio a más de 700 mil personas de esta zona de Brasil, que únicamente pueden tener contacto a través de este gran río.

El barco-hospital tiene su base en el puerto de Óbidos y dispone de instalaciones para diagnóstico, tratamiento, hospitalización y prevención. Además, cuenta con equipo especializado de oftalmología, odontología, cirugía y laboratorio de análisis, e incluye una enfermería, una sala de vacunación y maquinaria para radiografías, ecografías, mamografías y exámenes de electrocardiogramas.

Su tripulación está compuesta por diez personas (incluido un religioso), y una veintena de voluntarios sanitarios y paramédicos. El proyecto surge de la iniciativa de la Fraternidad de San Francisco de Asís en la Providencia de Dios, y su rama de laicos.

En un primer momento, el Papa Francisco prevé visitar un millar de puntos del Amazonas. El nombre del buque viene tras una conversación entre el pontífice y el hermano Francisco Bellotti, religioso franciscano y fundador de la fraternidad, durante la Jornada Mundial de la Juventud de Río de Janeiro, en 2013.

Cuando el papa le preguntó por la presencia de esta rama franciscana en las zonas amazónicas, el religioso le respondió con una negativa. «Entonces, tienes que ir», le contestó Bergoglio. Así, se puso a trabajar en esa petición del pontífice. Con el tiempo, «percibimos que la población que vive en las orillas del río tenía dificultades considerables para llegar a los hospitales», cuenta Bellotti. Por lo tanto, la alternativa era que el hospital fuera a donde estaban esas personas.

Autor

Pablo Santos

Experto en información religiosa

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído