El dinero aportado a la cadena coincide con la deuda acumulada, que asciende a 82,4 millones de euros

Los obispos destinan millones de la casilla del IRPF a tapar el agujero de su televisión

Los obispos destinan millones de la casilla del IRPF a tapar el agujero de su televisión
Fernando Giménez Barriocanal, presidente de TRECE y vicesecretario para Asuntos Económicos de la CEE. EP

Los españoles pagamos la televisión de los obispos. Incluidos esos prelados catalanes que promocionan desaforadamente el independentismo y los vascos, que como el inefable Setién apostaban por los terroristas y contra España.

Esta podría ser una de las conclusiones después de cotejar los datos de las últimas memorias que la Conferencia Episcopal Española (CEE) elabora en los últimos años para explicar a qué dedica el dinero que recibe a través de su singular casilla en la declaración de la Renta.

La equis le permite obtener el 0,7% de los impuestos de los ciudadanos que la marcan. El año pasado recaudó por esa vía 268 millones, según sus cuentas.

El informe correspondiente a la renta de 2018 muestra cómo los obispos tuvieron un superávit de casi 16 millones de euros, de los que 11 fueron íntegramente a la televisión episcopal, como «Aportación a fondos propios TRECEtv».

Una aportación que viene siendo similar (alrededor de 10 millones de euros) en los últimos ocho años, y cuyo importe total corresponde a la deuda total de la cadena: 82,4 millones de euros. Los datos salen de los informes que encarga la Iglesia a empresas auditoras.

La Iglesia financia parte del presupuesto de TRECE (antes llamada 13TV) gracias al dinero que Hacienda da a la Iglesia y que se detrae del total de los impuestos que deberían ir al Presupuesto del Estado, como resultado de uno de los privilegios de la Iglesia española, que se financia en parte por el erario público.

Desde 1987, la institución eclesiástica cuenta con una casilla en el IRPF, que hasta 2007 le otorgaba el 0,52% de los impuestos de los ciudadanos que la marcaban, momento en el que se incrementó hasta el 0,7% (a cambio de que la Iglesia renunciara a un complemento presupuestario), con el Gobierno Zapatero.

La cifra que aporta a su televisión, con apenas un 2% de audiencia, es muy alta sobre todo si se compara con la «Aportación extraordinaria Cáritas diocesanas», una cantidad que los obispos comenzaron a aportar a la ONG de la Iglesia en 2010, con motivo de la crisis, y que el año pasado ascendió a 6,2 millones, la mitad de lo que destinan a TRECE, una cadena deficitaria y que, desde su nacimiento, acumula prácticamente diez millones de euros de deuda anual.

Autor

Pablo Santos

Experto en información religiosa

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído