Andy Puddicombe lidera una empresa de meditación que factura 100 millones de dólares al año

Cómo un antiguo monje budista se hizo multimillonario con una aplicación de pago

Cómo un antiguo monje budista se hizo multimillonario con una aplicación de pago
Andy Puddicombe pasó una década como monje budista. EP

Cambio de perspectiva. Andy Puddicombe, tuvo una infancia algo diferente a la de cualquier niño porque su madre le introdujo en el mundo de la meditación con tan solo 11 años. Tras ciertos traumas que le ocurrieron en la vida, cuando aún no había acabado la carrera, decidió irse a la India para convertirse en monje budista. Estuvo 10 años viajando por distintos monasterios por distintos puntos de la India y el Tibet.

Pasado este tiempo decidió volver a Reino Unido y se convirtió en asesor en meditación. Puddicombe quiso enseñar y hacer accesible a todo el mundo lo que aprendió en sus años de retiro espiritual. El resultado es Headspace, una aplicación de pago que ayuda a meditar. A través de ella, con tan solo meditar 10 minutos al día, se puede llevar una vida libre de ansiedad y pensamientos negativos.

Entre sus usuarios están grandes compañías como Google, los marines del Ejército estadounidense o celebridades como Gwyneth Paltrow o Emma Watson. La empresa colabora con las aerolíneas Virgin Atlantic o la cadena de hoteles Westin: en sus aviones y hoteles se puede utilizar la aplicación.

Puddicombe tiene un buen perfil mediático, lo que seguramente le ayudó en su misión de difundir la meditación budista en su actual encarnación, lejos de todo misticismo o tinte religioso. Sus inicios como mentor tuvieron lugar en el adinerado barrio londinense de Kensing­ton, donde empezó a tener como clientes a altos ejecutivos, parlamentarios o futbolistas de la Premier League británica. Gente, por lo general, con demasiadas cosas en la cabeza.

En poco tiempo Headspace fue buscando su sitio en el mercado con un mensaje sencillo: «la meditación simplificada». El objetivo del exmonje era que cualquier persona pudiera conectar con su yo interior y desconectar del mundo, volver a centrarse en lo importante y recuperar toda esa esencia personal que hubiera perdido debido a la carga y saturación de la vida actual. Para ello se diseñó la aplicación de móvil que ahora mismo utilizan más de 54 millones de personas que se reparten a lo largo y ancho de 190 países.

En la actualidad, él y su socio Richard Pierson, de 38 años, administran la popular aplicación, que cuenta con ingresos anuales que superan los 100 millones de dólares.

Al principio del negocio ambos estuvieron involucrados en todo. Pero a medida que comenzaron a crecer asumieron diferentes roles. Pierson se convirtió en el director ejecutivo, observando la gestión y el funcionamiento general de toda la empresa y sus 300 empleados. Mientras que el trabajo principal de Puddicombe es concentrarse en expandir Headspace y ser la voz de la app.

El antiguo monje budista dice que no se considera un gurú, sino justamente lo contrario: un antigurú que ha secularizado la meditación.

Autor

Pablo Santos

Experto en información religiosa

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído