La revisión de los Acuerdos y la fiscalidad, la Religión en el aula o los conciertos, fuera de sus prioridades

Pedro Sánchez evita la confrontación con los obispos con sus medidas para España

Pedro Sánchez evita la confrontación con los obispos con sus medidas para España
El líder del PSOE presenta un documento con más de 370 medidas progresistas. EP

Rehúye el choque. El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, no ha realizado ninguna mención expresa a la Iglesia en los 45 minutos que ha dedicado a la presentación de su «Propuesta Abierta para un Programa Común Progresista». Entre su paquete de 370 medidas para la España que busca dibujar el PSOE se recoge la denuncia de las inmatriculaciones hechas por la Iglesia, pero ni rastro de otras polémicas frecuentes como la denuncia de los Acuerdos Iglesia-Estado, la revisión de la fiscalidad de la Iglesia, la situación de la asignatura de Religión o de los conciertos educativos.

«Recuperaremos los bienes matriculados indebidamente por la Iglesia y llevaremos a cabo una revisión de las operaciones que se han basado en el privilegio de inscribir en el Registro de la Propiedad bienes a partir de simples declaraciones de sus propios miembros», reza el punto 222, único apartado en el que se nombra expresamente a la institución.

Por otro lado, desde la visita al Vaticano de la vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, para conversar con el secretario de Estado, el cardenal Pietro Parolin, se ha venido hablando sobre la revisión de la fiscalidad de la Iglesia, amén del inusual desmentido de la Santa Sede tras las declaraciones de la ministra sobre la posición vaticana en cuanto a la exhumación de Francisco Franco. Una fiscalidad que, como ha recalcado el portavoz y secretario general de la Conferencia Episcopal Española, Luis Argüello, no supone «privilegio» alguno.

Pese a que en materia fiscal detalla 20 prioridades, entre ellas, no está la recurrente revisión de exenciones impositivas como el IBI o cualquier otro impuesto sobre los que la Iglesia recibe el mismo trato que cualquier otra institución social.

Aunque en campaña electoral también aluden con frecuencia a la revisión de los Acuerdos con la Santa Sede, esta vez, Sánchez ha apostado por evitar la cuestión.

Lo mismo ocurre con la reiterada propuesta de sacar la asignatura de Religión del aula o minimizar la presencia de la educación concertada. Y es que el presidente en funciones, en sus 34 medidas educativas de urgencia encuentra otras prioridades.

Eso sí, Pedro Sánchez apuesta por la aprobación de «una Ley sobre Libertad de Conciencia». «Favoreceremos, en colaboración con organizaciones de la sociedad civil, el estudio de la incidencia de la intolerancia religiosa, así como un seguimiento de su evolución, estableciendo medidas para su prevención y erradicación», detalla el documento.

Sobre otras cuestiones que de alguna u otra manera atañen a la Iglesia, el dirigente socialista ha vuelto a hacer hincapié en su intención de legislar «el derecho a la eutanasia y la muerte digna». «Daremos una respuesta jurídica, sistemática, equilibrada y garantista a las demandas sostenidas de la sociedad actual en relación con el final de la vida. Para ello, impulsaremos una Ley de derechos y garantías de la dignidad de la persona ante el proceso final de su vida, así como la Ley Orgánica de Regulación de la Eutanasia, y su inclusión en la cartera común de servicios del Sistema Nacional de Salud», recoge el paquete de medidas.

Autor

Pablo Santos

Experto en información religiosa

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído