Considera que es momento de exigir un clima de estabilidad y trabajar por la calidad del sistema educativo

Escuelas Católicas recuerda a los políticos diez verdades sobre la concertada

Escuelas Católicas recuerda a los políticos diez verdades sobre la concertada
La escuela concertada también presta un servicio a la sociedad. EP

Al servicio de la pluralidad y la libertad. La educación en España se enfrenta este nuevo curso escolar 2019-20 a numerosos retos con un Gobierno en funciones y la mirada puesta en la posibilidad de una nueva convocatoria de elecciones.

Por ello, desde Escuelas Católicas (EC), con independencia del futuro electoral, se considera que es momento de exigir un clima de estabilidad y trabajar conjuntamente por la mejora de la calidad del sistema educativo, sin que la educación se convierta en arma arrojadiza o moneda de cambio.

A pesar del incierto panorama político, Escuelas Católicas afronta con decisión el nuevo curso escolar. En un comunicado, recuerda a los responsables políticos diez verdades sobre la enseñanza concertada.

En primer lugar, señala que la concertada «garantiza la libertad de elección de los padres reconocida en la Constitución», por lo que los conciertos deberían regirse por la demanda de las familias y no por criterios planificadores de la Administración como pretendía el proyecto de modificación de la LOE.

Asimismo, explica que la concertada posibilita que todas las familias puedan elegir un centro de acuerdo a sus convicciones.

«La concertada no existe como herencia necesaria de un momento histórico, ante la imposibilidad de que los centros públicos pudieran atender todas las necesidades de escolarización, sino como un servicio a la sociedad y un medio para hacer posible la elección de centro», destaca.

Por ello, Escuelas Católicas reivindica la necesaria concertación de etapas no obligatorias y critica las proposiciones de ley y todas las medidas propuestas para universalizar la Educación Infantil de 0-3 mediante la creación únicamente de plazas públicas, sin plantear otras fórmulas complementarias», expone en tercer lugar.

Insiste que la concertada es partidaria de una enseñanza pública de calidad, pero esta no debe ser la única. La existencia de dos redes complementarias es necesaria en una sociedad democrática.

En quinto lugar, Escuelas Católicas sostiene que la concertada ofrece una educación de calidad que beneficia a todos. «En estos momentos y aunque no debería ser así, ahorra al Estado más de 3.600 millones de euros al año. Un alumno de la concertada cuesta a la Administración en torno a la mitad que un alumno de la pública», asegura.

Argumenta también que la concertada es una escuela diversa y acogedora en la que se escolariza a más del 40% de los alumnos con necesidades educativas especiales, un porcentaje que dobla al que le correspondería por el número de niños que escolariza. Además, apuntan que la concertada es una escuela integradora y plural que escolariza a cerca del 15% del alumnado inmigrante.

Escuelas Católicas recuerda que la concertada no es exclusiva de España. «En Europa numerosos países tienen un sistema parecido (Francia, Bélgica, Holanda, Alemania, Austria, Escocia, Suecia, Irlanda, Portugal, etc.).

Una Resolución del Parlamento Europeo anima además a que, «en el marco del incremento de la inclusividad y el respeto de la libertad de elección educativa, se conceda apoyo financiero adecuado a los centros escolares de todas las categorías y niveles, tanto de carácter público como privado sin ánimo de lucro», asevera.

Escuelas Católicas indica que la concertada es una escuela pionera en muchos campos de la innovación educativa, está inmersa en la digitalización de las aulas y busca el éxito de todos los alumnos.

Por último, manifiesta que la concertada es una escuela siempre abierta al diálogo, es una parte importante de la comunidad educativa de nuestro país, y como tal, solicita que se la tenga en cuenta a la hora de cualquier negociación, reforma o Pacto educativo.

«Por todo ello, en este nuevo curso escolar que ahora se inicia, desde Escuelas Católicas pedimos a los dirigentes políticos altura de miras, que rompan con los tópicos, y que la escuela concertada sea considerada como merece, como una escuela de calidad, plural, necesaria, comprometida con la sociedad, que beneficia a todos y que garantiza la libertad de elección de las familias y, como tal, que participe en todas las mesas de trabajo sobre asuntos educativos», finaliza el comunicado.

Escuelas Católicas es la marca de la Federación Española de Religiosos de la Enseñanza-Titulares de Centros Católicos (FERE-CECA) y de Educación y Gestión (EyG).

FERE-CECA asocia desde 1957 a los titulares de los centros educativos y EyG los representa en su vertiente empresarial desde 1989. Actualmente integra a 2.008 centros educativos católicos, la mayoría con algún nivel concertado. Gran parte de ellos son centros integrados, es decir, que cuentan con más de una etapa.

Si se separan por niveles educativos hablaríamos de 1.779 centros de Educación Infantil, 1.723 de Educación Primaria, 1.663 de Educación Secundaria (ESO o FP Básica) y 774 centros de Bachillerato o FP de Grado Medio o Superior, es decir, de 5.939 entidades pedagógicas. En ellos se educan 1.202.146 alumnos y hay 100.858 trabajadores, de los que 82.134 son docentes.

Escuelas Católicas supone el 15% del total del sistema educativo y el 60% de la enseñanza privada concertada, lo que la convierte en la organización más representativa de este sector.

 

Autor

Pablo Santos

Experto en información religiosa

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído