Debaten cuestiones tales como la moral sexual de la Iglesia, el celibato o el sacerdocio de las mujeres

Los obispos alemanes plantan cara al papa Francisco y siguen adelante con su sínodo

Los obispos alemanes plantan cara al papa Francisco y siguen adelante con su sínodo
El cardenal Reinhard Marx, presidente de la Conferencia Episcopal Alemana. EP

El lío de la Iglesia alemana. Tras una reunión a puerta cerrada celebrada este fin de semana, un grupo de unos 20 obispos alemanes junto a otros tantos representantes laicos, firmaron una carta dirigida al papa Francisco, que contesta a la enviada el pasado 29 de junio por el pontífice argentino y en la que insisten en que seguirán adelante con el emprendido «camino sinodal».

En él serán debatidos el celibato sacerdotal, la consagración de mujeres sacerdotes y la revisión de la moral sexual de la Iglesia. Allí donde el papa les pedía que no perdieran de vista la unidad de la Iglesia, le responden que no perderán de vista «ni la unidad de la Iglesia ni la realidad sobre el terreno».

«La Iglesia no está ahí solamente para sí misma», han sido las palabras del presidente de la Conferencia Episcopal Alemana, el cardenal Reinhard Marx, decidido a llevar adelante el camino sinodal como un «proceso espiritual».

En una carta fechada el 4 de septiembre, el cardenal Marc Ouellet, jefe de la Congregación de los Obispos del Vaticano, había advertido a los obispos alemanes que no tienen ningún poder de decisión sobre asuntos que solo se abordarían a nivel de la Iglesia universal, anotando que los procesos de votación que están pensando adoptar en el proceso sinodal no están en sintonía con el derecho canónico.

Esos procesos de votación, sin embargo, serán mantenidos de acuerdo a lo decidido en la reunión de este fin de semana, que deberá todavía ser ratificado por la plenaria de otoño de la Conferencia Episcopal Alemana. «Se trata de recuperar la confianza para hablar con credibilidad de nuestra fe», ha justificado el presidente del Comité Central Católico de Alemania (ZdK), Thomas Sternberg, asociación laica que toma parte activa en el proceso.

También este fin de semana han sido aprobados preliminarmente los informes de los cuatro foros preparatorios: poder, vida sacerdotal, moral sexual y papel de las mujeres. Excepto el tema de las mujeres, el resto ya fue objeto de un día de estudio y reflexión por parte de los prelados alemanes en marzo y ya se hizo evidente entonces que la mayoría de los obispos en Alemania consideran insostenible el status quo en estos campos. A finales de agosto, fue votado el estatuto que ha de guiar el proceso sinodal en una votación secreta cuyo resultado fue de 21 votos a favor, tres en contra y tres abstenciones.

A pesar de que algunos de los obispos alemanes no son partidarios de una reforma del calado que avanzan los informes a debate, lo cierto es que la apertura del camino sinodal fue votada por unanimidad de la Conferencia Episcopal, al final de un proceso de reflexión que comenzó tras el estallido del escándalo de los abusos sexuales a menores en el seno de la Iglesia, que dio lugar a una auditoría interna que proponía estos cambios.

Autor

Pablo Santos

Experto en información religiosa

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído