El dinero se colocará en un fondo especial para ayudar a los afectados en Virginia Occidental

Un obispo vende la mansión de su antecesor para resarcir a las víctimas de abuso sexual

Un obispo vende la mansión de su antecesor para resarcir a las víctimas de abuso sexual
El nuevo obispo de la diócesis de Wheeling-Charleston, Mark E. Brennan. EP

Decisión salomónica. El tsunami que se ha levantado en contra de la Iglesia católica en Estados Unidos ha obligado a esta a cambiar gran cantidad de prácticas. Lo que antes era visto de reojo o, simplemente, ignorado, incluso considerado como impropio entre obispos, hoy, debido a los escándalos de abuso sexual, es motivo de actos decisivos.

Tal es el caso del nuevo obispo de la diócesis de Wheeling-Charleston, Mark E. Brennan, quien ha tenido que enfrentarse a los escándalos de acoso sexual a personas adultas y al uso indebido de fondos de la Iglesia de su antecesor, Michael J. Bransfield.

El obispo Brennan, conocido por su modo sencillo de vida, ha sido nombrado por el papa Francisco para hacerse cargo de la diócesis de Wheeling-Charleston, después de que se conocieron las acusaciones en contra del ex obispo Bransfield sobre sus viajes, sus gastos suntuosos, su vida de lujos y, también, por haber abusado de su poder en contra de adultos.

Una de las primeras acciones del obispo Brennan ha sido vender por 1,2 millones de dólares (poco más de un millón de euros) la casa del ex obispo en Elmwood Place, en Wheeling. Mediante una carta a sus fieles, el obispo Brennan ha explicado que el dinero se colocará en un fondo especial para ayudar a las víctimas de abuso sexual en Virginia Occidental con asesoramiento profesional, apoyo psicológico y espiritual.

«Mi intención en los próximos días es definir los términos de la restitución requerida al obispo Bransfield por el daño que causó y los recursos de la Iglesia que derrochó», ha dicho el prelado en la carta.

«Espero que el ex obispo vea esto como una oportunidad para reconocer sus ofensas y para enmendar verdaderamente a la diócesis de Wheeling-Charleston y las buenas personas en todo el Estado que han sido tan profundamente afectadas por este escándalo», ha añadido.

«Como dejé en claro en la homilía de mi instalación (el pasado mes de agosto), una de mis primeras prioridades es cumplir con el mandato del Santo Padre de definir la restitución apropiada que se requerirá del ex obispo Bransfield, a la luz de sus gastos cuantiosos e inapropiados hechos con fondos de la Iglesia para su comodidad personal y disfrute”, ha subrayado Brennan.

«Comparto su indignación porque se desperdició tanto dinero en lujos excesivos lo que es totalmente inconsistente con el espíritu de humildad de Cristo y la expectativa del papa Francisco de que los obispos y los sacerdotes vivan una vida de sencillez y servicio», ha manifestado en su escrito el nuevo obispo de Wheeling-Charleston.

Mark E. Brennan ha concluido su comunicado destacando que trabajará para alcanzar una solución que «no solo sea justa», sino que también comience «a cerrar este episodio tan trágico» de la diócesis agraviada por los lujos y las conductas de quien lo antecedió en el obispado.

«Tienen –ha asegurado a sus fieles en la carta– mi compromiso de hacerlo de manera oportuna y con la transparencia que se requiere».

Autor

Pablo Santos

Experto en información religiosa

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído