Un toxicómano de 44 años mató a Sor María Antonia, de 61, y practicó sexo con el cadáver

La violación y el asesinato de una monja indignan a Portugal

La violación y el asesinato de una monja indignan a Portugal
Sor María Antonia. EP

Un error judicial inexcusable. La violación y el asesinato de una monja de 61 años en Portugal han provocado no solo una gran conmoción al otro lado de la frontera, sino una oleada de críticas e indignación que no deja de crecer.

Los hechos acontecieron en Sao Joao da Madeira (en el norte, a solo 42 kilómetros de Oporto) el domingo 8 de septiembre de 2019, cuando Sor María Antonia accedió a llevar en automóvil a su domicilio a un hombre de 44 años que resultó ser un toxicómano con antecedentes por violación, secuestro y tráfico de drogas.

El individuo, llamado Alfredo, instó a la monja a entrar en su vivienda y tomar un café. Unos instantes después, ella aceptó. Fue entonces cuando, una vez dentro, el vecino de la localidad enclavada en el distrito de Aveiro propuso a la mujer mantener relaciones sexuales. Como recibió una respuesta negativa, la violó antes de ahogarla hasta la muerte y, para colmo, forzó sexualmente al cadáver. Una de las historias más truculentas que han sobrecogido a los ciudadanos lusos en los últimos tiempos.

Antonia Pinha, perteneciente a la Congregación de las Siervas de María desde los 20 años, era una religiosa muy popular en la zona, donde todo el mundo la conocía como «la monja motera» por su afición a desplazarse en esos vehículos. Había llegado a los alrededores después de estudiar Medicina en una universidad española.

Se da la circunstancia de que el presunto autor del crimen llevaba varios días huido y se había emitido un mandato de busca y captura porque sus delitos anteriores lo convertían en peligroso. Sin embargo, las autoridades no lograban capturarlo. Hacía únicamente tres meses que había salido de prisión y, en esas semanas, ya le habían pillado intentando violar a algunas mujeres.

Solo unas horas después de cometer semejante atrocidad, el hombre acabó siendo detenido por la Policía Judicial, mientras que la difusión de la noticia en las televisiones dejó boquiabiertos a los portugueses.

«El sistema judicial falló por completo. Dando crédito a los periódicos, fueron precisos dos intentos de violación, junto a sus antecedentes criminales, para que se emitiese una orden de captura del malhechor», escribió el obispo de Oporto, Manuel Linda.

Linda también criticó a políticos, organizaciones de defensa de los derechos humanos y feministas, ya que «ninguno» condenó el acto porque, denunció, «las vidas pierden valor si se trata de personas unidas a la Iglesia».

Te puede interesar

Autor

Pablo Santos

Experto en información religiosa

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído