La alcaldesa muestra un desinterés notorio por las tradiciones cristianas de la ciudad

Colau viola el protocolo municipal y censura la misa en el programa de fiestas de la Merced

Colau viola el protocolo municipal y censura la misa en el programa de fiestas de la Merced
Santisteve, Carmena, Colau y Ribó visitaron a Bergoglio en el Vaticano. EP

Desprecio a la misa y la fiesta de la Virgen. Se cumplen 801 años desde que la Virgen de la Merced se apareció en un sueño al rey Jaime I, a san Pedro Nolasco y a san Ramón de Peñafort, lo que llevaría a fundar la Orden de la Merced, que hoy ayuda a miles de personas en todo el mundo.

Se cumplen 331 años desde que el Consejo de Ciento de Barcelona prometió a la Virgen de la Merced celebrar su fiesta cada año, agradecidos porque su intercesión libró a la ciudad de una plaga de langostas.

Y se cumplen 151 años de que el papa Pío IX dictaminó que la fiesta sería el 24 de septiembre y que la Merced sería copatrona de Barcelona, junto con santa Eulalia.

Pero todo esto le da igual a Ada Colau, la alcaldesa de izquierda populista de Barcelona, que año tras año se niega a algo tan elemental como incluir la misa en los programas y folletos oficiales de las fiestas de la Merced.

Además, la censura de Colau a la misa –censura que se repite año tras año– contradice las normas municipales, denuncia la asociación E-Cristians.

El 25 de julio de 2017, el presidente de esta asociación, Josep Miró i Ardèvol, se dirigió a la alcaldesa de Barcelona para indicarle que, de acuerdo con la respuesta a la queja de E-Cristians de la Síndica de Greuges de Barcelona, ​​la omisión de la celebración litúrgica del día 24 del programa de fiestas, incumple el acuerdo del Pleno municipal del 5 de febrero de 2010 que regula las fiestas oficiales de Barcelona.

El protocolo establece que: «el acto siempre se celebra el día 24 de septiembre por la mañana. En torno a la celebración de la misa concelebrada en la Basílica de la Mercè y de la recepción del Ayuntamiento se suceden una serie de actos de fuerte carga simbólica y de gran trascendencia festiva».

«No son las únicas festividades que por protocolo el Ayuntamiento contempla, hay otras de carácter menor que afectan a distritos de la ciudad y a sus fiestas mayores u otras celebraciones. Concretamente en las fiestas protocolizadas de Barcelona, ​​figura además de la de la Mercè, la del Guinardó, Hostafrancs, Poble-sec, Plaça Nova, Sagrada Familia, Sarrià, Les Corts y el barrio del Pi. En todas estas actividades, el Ayuntamiento tiene una presencia simbólica que recoge lo que son tradiciones de la ciudad. Pero para el gobierno municipal todo lo que responde a una tradición cristiana es motivo de censura, a la vez que incorpora a la agenda oficial de la alcaldesa celebraciones musulmanas. Estaría bien que también tuviera presente a los cristianos que en definitiva han configurado en una medida determinante la historia y la vida de la ciudad», dice el escrito de la asociación.

En varias ocasiones la alcaldesa ha mostrado un desinterés notorio por las tradiciones cristianas de la ciudad, mientras que, en cambio, se apresura en celebrar y felicitar las tradiciones y costumbres de muchas otras religiones de la ciudad, insiste E-Cristians.

«El hecho de que en el nuevo mandato haya un gobierno de coalición no ha mejorado la situación. El PSC no ha hecho nada para remediar la censura contrariando así la práctica que empezaron ellos con Narcís Serra [alcalde socialista de Barcelona entre 1979 y 1982], y culminando con el citado pleno de 2010 en el que se dio forma jurídica a todo el conjunto de fiestas tradicionales. También cabe mencionar que, a pesar de su presencia muy minoritaria, pero no poco importante, la participación en el gobierno municipal de Units, un pequeño partido, que reclama la inspiración cristiana, no ha servido para resolver la discriminación de la celebración cristiana, porque, aunque está claro lo que se plantea, a menudo se quiere manipular», señala la asociación.

«No se trata de si los concejales van o no a la Misa de la Mercè, esto es una cuestión de cada uno de ellos. Lo que se reclama es otra cosa: que la celebración más tradicional de todas figure en el programa oficial que informa de las actividades con motivo de la Fiesta Mayor de Barcelona, ​​la de la Virgen de la Mercè», reclama E-Cristians.

Autor

Pablo Santos

Experto en información religiosa

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído