Miembros del organismo aseguran que 'no hay voluntad política' para hacer una auditoría

El Tribunal de Cuentas se resiste a fiscalizar el dinero de la Iglesia española

El Tribunal de Cuentas se resiste a fiscalizar el dinero de la Iglesia española
La sede de la Conferencia Episcopal Española (CEE). EP

Opacidad. El Tribunal de Cuentas iba a fiscalizar por primera vez las cuentas de  la Iglesia católica en el año 2018. Así lo acordó en diciembre de 2017 el propio organsimo en un pleno, pero casi dos años después no se ha hecho nada.

El informe preliminimar está paralizado y ni siquiera se ha elaborado un borrador ni la hoja de ruta de cómo se va a llevar a cabo.

De momento, solo se ha elaborado una co-ponencia que pasa por la elección de tres consejeros, responsables de elaborar el informe de fiscalización.

Estos tres consejeros tendrían que auditar ingresos y gastos por un total de unos 260 millones, la cantidad que la Iglesia española recibe a través del Impuesto de la Renta, pero las fuentes consultadas aseguran que «no hay voluntad política» para hacer una auditoría en toda regla.

«No hay ningún motivo para retrasarlo, ya que los trabajos preparatorios no pueden dilatarse tanto. Por la vía de los hechos están tratando de que no se haga», asegura uno de los miembros del Tribunal de Cuentas.

Todo apunta a que el Tribunal de Cuentas se resiste a auditar las cuentas de la Iglesia española.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído