Jaime José Villarroel Rodríguez se ofrece a acoger en su casa durante un mes al líder de Más País

Un obispo invita a Errejón a Venezuela para que vea que no comen ‘tres veces al día’

Un obispo invita a Errejón a Venezuela para que vea que no comen 'tres veces al día'
Íñigo Errejón. EP

El obispo de Carúpano (Venezuela), Jaime José Villarroel Rodríguez, se ha ofrecido a acoger en su casa durante «un mes» a Íñigo Errejón, líder de Más País, para que este sea testigo de la verdadera situación de los venezolanos.

El prelado ha sugerido esta idea para que el dirigente político compruebe que no es cierto que los habitantes de Venezuela tomen «tres comidas al día».

Villarroel hizo esta invitación a Errejón durante una entrevista al plantearse la posibilidad de que la situación venezolana pueda aparecer, nuevamente, en la campaña electoral para el próximo 10 de noviembre y que dirigentes de Más País o de Podemos puedan volver a defender, como ha sucedido en otras ocasiones, al régimen chavista.

Y es que al obispo no se le ha olvidado que Errejón defendiera, en octubre del año pasado, que «todos los venezolanos toman tres comidas al día», así como tampoco el hecho de que Juan Carlos Monedero compartiera un vídeo en Twitter donde se mostraba un país en ambiente festivo.

«Más que decirle o contravenirle o debatir con argumentos», ha apuntado Villarroel sobre las declaraciones de Errejón, «yo le invitaría con todo gusto (a visitar Venezuela). Le recibiría en mi casa y le haría una gira por toda la región donde nosotros estamos para que realmente vea cuál es la verdadera situación del pueblo venezolano y escuche al pueblo venezolano».

Asimismo, el prelado ha afirmado que la situación de Venezuela «se ha agravado de una manera exponencial» en los últimos meses, y ha puesto como ejemplo el hecho de que el país se encuentra en «un proceso de hiperinflación que está al orden del millón por ciento».

«El sueldo básico de un trabajador no llega ni a los 2 dólares», lo cual supone «una situación de pobreza extrema en la que se encuentra el 60% de la población», ha detallado.

Villarroel también ha señalado que el salario de un profesor «no supera los 10 dólares», y que «más de 26.000 médicos se marcharon del país el año pasado».

Según el obispo de Carúpano, «han muerto unos 18.000 recién nacidos por falta de atención suficiente en los centros sanitarios», agravado por el «franco deterioro» del conjunto de los servicios públicos. Los apagones de electricidad –ha concluido– impiden una vida normalizada.

Autor

Pablo Santos

Experto en información religiosa

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído