Sánchez no está dispuesto a dar los honores de jefe de Estado que recoge la normativa española

El Gobierno permitirá a la familia presenciar la exhumación y el traslado de Franco

El Gobierno permitirá a la familia presenciar la exhumación y el traslado de Franco
La tumba de Franco en el Valle de los Caídos. EP

La Moncloa tiene ya muy trabajado un operativo especialmente delicado. El equipo de máxima confianza de Pedro Sánchez, con el secretario general de Presidencia, Félix Bolaños, al frente, y la Vicepresidencia del Gobierno, con Carmen Calvo a la cabeza, están trabajando para tratar de minimizar al máximo los riesgos de que una noticia positiva para ellos y que llevan trabajando desde julio del año pasado se tuerza.

En esta línea, el presidente del Gobierno en funciones no quiere realizar la exhumación de Francisco Franco a espaldas de la familia de quien fuera jefe del Estado.

Por ello, el Palacio de la Moncloa dará la oportunidad a los nietos de presenciar y acompañar el acto de traslado de los restos mortales desde el Valle de los Caídos.

El Ejecutivo no quiere privar a la familia de poder custodiar el féretro de Franco hasta el cementerio de El Pardo, aunque no está dispuesto a dar los honores de jefe de Estado que recoge la normativa española para casos como éste.

Fuentes socialistas, conocedoras del plan de exhumación e inhumación posterior, han señalado que el protocolo incluirá la posibilidad de que todos estos trámites cuenten con la presencia de los familiares.

Igualmente han reconocido que no existe intención de llevar a cabo el traslado a horas extrañas porque «nos respalda la decisión firme del Tribunal Supremo, así que no tenemos motivo para realizar la exhumación con ocultismo».

Es cierto que no se pretende hacer ningún espectáculo, pero también es cierto, que no se va a realizar el tránsito de los restos mortales de forma opaca.

El plan de exhumación diseñado consiste en sacar el féretro y salir de la basílica en menos de cuatro horas. Para ello, el equipo que deberá realizarlo conoce ya los planes desde hace tiempo.

Concretamente, los planes de exhumación han sido asignados a la funeraria de Nuestra Señora De La Jarosa, que administra el Tanatorio de San Lorenzo de El Escorial, con sede en el pueblo de Guadarrama.

Este equipo, y en especial, Patrimonio Nacional, ha debatido ya en diversas ocasiones los detalles de la operación de entrada y salida rápida de la Basílica de Cuelgamuros con un equipo de enterradores.

Por su parte, los empleados de la Funeraria de Nuestra Señora De La Jarosa cuentan ya con toda la documentación para poder realizar la operación, como decimos, en menos de cuatro horas.

Incluso, ya está preparada la estructura que deberá soportar la losa una vez sacado el féretro, ya que la han diseñado para que aguante el peso de la gente que visite el templo posteriormente y con las medidas exactas para que sea tan simple como llegar e instalarla.

Todo se hará con normalidad y en presencia de los familiares si así lo desean, aunque, eso sí, el Gobierno de Sánchez se niega a dar el tratamiento de honor de jefe de Estado a Franco.

Cabe recordar que un decreto del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero –por el que se aprobó el Reglamento de Honores Militares– impide que los restos del antiguo general y Jefe de Estado de España puedan ser trasladados sin honores fúnebres.

En 2010, la entonces ministra de Defensa, Carme Chacón, en un contexto de puesta al día de las Reales Ordenanzas, firmó el decreto que aprobaba la «actualización» del reglamento que regula las personalidades y autoridades a las que corresponden honores militares y la gradación de éstos.

Concretamente, el artículo 36 del citado reglamento establece quiénes tienen derecho a que las Fuerzas Armadas rindan «honores fúnebres militares en señal de respeto y homenaje a los restos mortales».

Y ahí, además de al Rey, los Infantes de España, el presidente y los ex presidentes del Gobierno, el texto señala que las Fuerzas Armadas tendrán obligación de rendir honores a los jefes del Ejército, desde el Jefe Mayor del Estado de la Defensa hasta el rango de generales de brigada y contralmirantes.

Es decir, que por Jefe de Estado, por general o por Jefe Mayor del Estado de la Defensa, por cualquiera de esos cargos, la exhumación de Franco, según la normativa española aprobada por los propios socialistas, debe ir acompañada de un protocolo de honor. Pese a ello, el Gobierno ha decidido que no se realizará así.

Te puede interesar

Autor

Pablo Santos

Experto en información religiosa

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído