La institución está intervenida por el Vaticano

Los Heraldos del Evangelio no reconocen a los enviados del papa Francisco

Los Heraldos del Evangelio no reconocen a los enviados del papa Francisco
Miembros de los Heraldos del Evangelio. EP

Los Heraldos del Evangelio se defienden y afirman no reconocer a los enviados del papa Francisco en el marco de una investigación abierta por la Santa Sede en 2017 por posibles deficiencias en el estilo de gobierno, la vida de los miembros del Consejo, el cuidado pastoral de las vocaciones, la formación, la administración, la gestión de las obras y la recaudación de recursos.

«No reconocemos a Vuestra Eminencia en cuanto ‘Comisario’ de la Asociación Privada de Fieles Heraldos del Evangelio, de la que yo soy Presidente elegido legítimamente», se lee en un comunicado divulgado por la institución en nombre del líder del movimiento, Felipe Eugenio Lecaros Concha.

La respuesta de los Heraldos del Evangelio, obra iniciada hace más de cincuenta años, está dirigida al cardenal brasileño Raymundo Damasceno Assis que el pasado jueves –17 de octubre de 2019– se encontró en Brasil con el presidente de la Asociación para abrir un proceso de investigación.

El purpurado viajó acompañado por José Aparecido Gonçalves de Almeida, obispo auxiliar de Brasilia, siendo portadores de un decreto de la Congregación de los Institutos de Vida Consagrada y las Sociedades de Vida Apostólica para notificar oficialmente el inicio del proceso.

Los Heraldos consideran la «absoluta invalidez y completa ilegalidad» del decreto por el cual se ha abierto la investigación, en tanto que, desde su punto de vista, contiene «errores de base» y «que han generado graves ilegalidades canónicas». De hecho, afirman que se  «pretende comisariarla de una manera encarnizada y arbitraria».

Lecaros sostiene que la Santa Sede se refiere a ellos como a una «asociación pública de fieles» cuando ellos están aprobados como «asociación privada de fieles», lo que les lleva a sostener que el acto de «comisariar» violaría para ellos «el derecho sagrado e inviolable que tienen los fieles de asociarse en la Iglesia, con sus propios estatutos y sus propias autoridades».

Y argumenta que hay un error porque «es como si un oficial de justicia se presentara en la casa de ‘Antonio López’ con una notificación para ‘Pedro Rodríguez’». «Del mismo modo, los Heraldos del Evangelio no pueden recibir un decreto que está dirigido a otra asociación», asevera.

«En segundo lugar, porque la institución de los Heraldos del Evangelio, al ser una “Asociación Privada de Fieles”, no es pasiva de un comisariado, según lo establecen los límites de la ley canónica, basada en el derecho natural», asegura el líder del movimiento.

El pasado 23 de septiembre 2019, el Vaticano informó de la decisión del papa Francisco de nombrar comisario pontificio, al cardenal brasileño Damasceno Assis, con la tarea de dirigir la asociación fundada por el prelado João Scognamiglio Clá Dias (78 años).

Después de la visita apostólica iniciada hace dos años, la asociación había sido comisariada, junto con las dos ramas de la vida consagrada masculina y femenina, según  la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada y las Sociedades de Vida Apostólica dirigida por el cardenal brasileño João Braz de Aviz.

El 23 de junio de 2017, la Congregación, de acuerdo con el Dicasterio para los Laicos, la Familia y la Vida, había convocado «una visita apostólica» a la institución.

El Vaticano define a los Heraldos del Evangelio como una asociación internacional de fieles de derecho pontificio, la primera erigida por la Santa Sede en el nuevo milenio, el 22 de febrero de 2001.

Autor

Pablo Santos

Experto en información religiosa

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído