También lleva en su programa la recuperación de bienes inmatriculados 'indebidamente' por la Iglesia

El PSOE más laicista promete denunciar los acuerdos entre España y la Santa Sede

El PSOE más laicista promete denunciar los acuerdos entre España y la Santa Sede
Pedro Sánchez rodeado de acólitos. EP

El PSOE promete en su programa electoral para las próximas elecciones generales del 10 de noviembre de 2019, denunciar los acuerdos firmados en 1979 entre el Estado español y la Santa Sede e impulsar una relación «moderna» con la Iglesia.

«Denunciaremos los acuerdos entre España y la Santa Sede de 1979 que dan continuidad al Concordato de 1953, en cumplimiento del precepto constitucional que establece la aconfesionalidad del Estado y la libertad religiosa», reza el texto del programa socialista que lleva por título ‘Ahora Progreso. Ahora Sí’.

En su lugar, la formación liderada por Pedro Sánchez se compromete a impulsar un nuevo acuerdo bilateral entre España y el Vaticano, «basado en el principio de laicidad, para mantener unas relaciones de cooperación moderna con la Iglesia Católica». Así lo indica en el apartado ‘Calidad democrática y garantía de derechos y libertades de la ciudadanía’, en el que también se incluye la recuperación de los bienes inmatriculados por la Iglesia.

«Llevaremos a cabo una revisión de las operaciones que se han basado en el privilegio de inscribir en el Registro de la Propiedad bienes a partir de simples declaraciones de sus propios miembros», subrayan los socialistas.

En la ‘Propuesta Abierta para un Programa Común Progresista’ presentada el pasado mes de septiembre, el PSOE no incluía la denuncia de los Acuerdos con la Santa Sede, aunque sí prometía la recuperación de los bienes inmatriculados.

Mientras, en el programa que presentaron los socialistas para las elecciones de abril de 2019, se comprometían a promover una Ley sobre Libertad de Conciencia y a erradicar la intolerancia religiosa en España pero no se hacía referencia a los Acuerdos entre el Estado español y la Santa Sede.

Si bien, en el programa con el que Pedro Sánchez llegó, hace más de dos años, a la Secretaría General del PSOE, el hoy presidente en funciones ya se comprometía a denunciar estos Acuerdos con la Iglesia.

Desde hace tiempo, las iniciativas en materia de laicidad de los socialistas caminan en varias direcciones, desde la retirada de los símbolos religiosos, la ‘secularización’ de las tomas de posesión, la puesta en marcha de un protocolo civil para actos de Estado, el avance hacia la autofinanciación de la Iglesia, o la denuncia de los Acuerdos con la Santa Sede de 1979.

El partido liderado por Pedro Sánchez utiliza demagógicamente la cuestión de las relaciones con la Iglesia para demostrar que es más de izquierdas que Podemos. Y frecuentemente confunde la aconfesionalidad del Estado prescrita en la Constitución con la marginación de la religión del espacio público.

Aun así, cabe recordar que sin llevar un mes en el Gobierno, uno de los primeros encuentros que celebró Sánchez como presidente fue con el máximo responsable de la Conferencia Episcopal, Ricardo Blázquez, quien no dudó en calificar como «muy positivo» que le hubieran convocado tan rápido a La Moncloa, sólo 18 días después de la toma de posesión del presidente socialista.

También destacó Blázquez que en aquel encuentro se puso de manifiestos en el clima de «normalidad y diálogo» sobre los Acuerdos Iglesia-Estado. Por su parte, La Moncloa se apresuró a reconocer «la labor social de la Iglesia».

Ciertamente, la laicidad no puede ser expresada ignorando el hecho religioso. Al contrario, hay que ponerlo en valor en la sociedad como un elemento positivo que contribuye a reforzar y hacer más real la democracia. No se puede seguir expresando la modernidad como si eso fuese igual a meter en un armario a las confesiones religiosas.

Te puede interesar

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído