La causa sería la oposición de ciertos sectores a los cambios que el Pontífice está llevando a cabo

Un teólogo amigo de Bergoglio advierte de un ‘posible’ cisma en la Iglesia católica

Un teólogo amigo de Bergoglio advierte de un 'posible' cisma en la Iglesia católica
La Basílica de San Pedro es el centro y corazón de la Ciudad del Vaticano. EP

El profesor bonaerense de la Pontificia Universidad Católica de Argentina, Carlos M. Galli, amigo y teólogo de cabecera del papa Francisco, reconoce la posibilidad de un cisma en la Iglesia católica por la oposición de los sectores más conservadores a los cambios que el pontífice está llevando a cabo.

Galli participa en el congreso internacional organizado en Barcelona por el Ateneo Universitario Sant Pacià para analizar las aportaciones de Bergoglio en la teología y la pastoral de la iglesia.

En una entrevista, el teólogo cercano al papa y miembro de la Comisión Teológica Internacional, ha reconocido que el «posible cisma» se deberá a la oposición sobre todo de sectores conservadores europeos y de América del Norte.

Galli ha añadido que la separación de algún sector de la Iglesia católica no le preocupa. «Si quieren escindirse, allá ellos», ha afirmado, aunque está convencido de que Francisco «no quiere un cisma».

La celebración el pasado mes de octubre en Roma del Sínodo para la Amazonía ha sido el punto de inflexión que «ha acentuado» el rechazo de los sectores más tradicionales de la Iglesia católica a las políticas del pontífice argentino, con quien mantiene una estrecha amistad de más de 40 años.

El sínodo «se hizo para analizar y compensar la terrible realidad ambiental y religiosa que se vive en el Amazonas», donde habitan más de 30 millones de personas a las que la Iglesia católica «también debe atender», ha dicho.

El Amazonas «es el gran corazón palpitante de la tierra y está sufriendo una gran devastación ecológica» y pide que la Iglesia «sea su aliada», ha afirmado Galli, que ha explicado que con este sínodo Bergoglio «pretendía escuchar y poner en el centro de la Iglesia a una periferia».

El sínodo contó con detractores en el seno de la Iglesia, sobre todo de los sectores más conservadores, que consideraron que la presencia del gran símbolo de los indígenas amazónicos en la asamblea sinodal fue una «clamorosa profanación», hasta el punto de que propusieron volver a consagran la Basílica de San Pedro.

Al respecto, el teólogo ha afirmado que el papa considera que «la misión de la Iglesia es estar con todos, también con los más olvidados».

Del sínodo emanó un documento final de 120 puntos y uno de los más controvertidos es la vía que se abre a que «hombres casados de probada virtud que hayan ejercido el diaconado durante un tiempo, puedan ser ordenados sacerdotes», ha recordado Galli.

Francisco «va a dar cauce a esta petición para poder dar la comunión y atender a las numerosas y dispersas comunidades cristianas del Amazonas», ha reconocido Galli.

Los primeros cuatro siglos en la Iglesia se vivieron sin la ley del celibato, y cuando se impuso se armó un revuelo tremendo en la Iglesia de aquella época, ha recordado el teólogo.

Al pontífice argentino «no le preocupa la oposición si es franca y va de frente, lo que le molesta es la traición y la hipocresía de aquellos que ‘francisquean'», ha afirmado el teólogo.

Asimismo, el profesor de teología ha explicado que desde hace un tiempo, sectores económicos y políticos poderosos de Europa y América del Norte «están mostrando fuerte oposición al papa, porque les molesta su pronunciamiento público ante temas como la acogida de inmigrantes, la pobreza y el diálogo para la paz».

«Lo que propugna el papa –ha destacado Carlos M. Galli— es el cuidado de lo creado, de la casa común y del pueblo de Dios» y para ello, «está convencido de que se deben plantear cambios en la Iglesia y acercarla más a la gente».

Te puede interesar

Autor

Pablo Santos

Experto en información religiosa

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído