En el lugar hay al menos 2.500 personas enterradas, víctimas de la persecución antirreligiosa de 1936 a 1939

Reig Pla desea fundar un monasterio en el Cementerio de los Mártires de Paracuellos

Reig Pla desea fundar un monasterio en el Cementerio de los Mártires de Paracuellos
Capilla del Cementerio de los Mártires de Paracuellos de Jarama. EP

El obispo de Alcalá de Henares, Juan Antonio Reig Pla, ha anunciado su deseo de fundar un monasterio de vida contemplativa en el Cementerio de los Mártires de Paracuellos (cerca de Madrid), donde hay al menos 2.500 personas enterradas, víctimas de la persecución antirreligiosa de 1936 a 1939, entre ellas 143 beatificadas ya como mártires por la Iglesia, y con muchas más en proceso de beatificación por martirio.

Así lo anunció durante la misa anual en recuerdo del martirio de estos beatos, en el mismo cementerio, cuya iglesia se queda pequeña durante esta celebración.

Concelebraron los superiores y representantes de las órdenes a las que pertenecen los religiosos y sacerdotes cuyos restos mortales descansan en este camposanto. La capilla, recientemente pintada, quedó totalmente desbordada. Durante la ceremonia religiosa, Reig Pla procedió a bendecir el nuevo sagrario del templo.

Frente a la «ciudad terrena: Babel», dijo el jerarca, el Cementerio de los Mártires de Paracuellos «es cómo edificar la ciudad de Dios aquí en la tierra, cómo hacer de España un espacio de comunión fraterna, de respeto a las familias y de auténtica justicia social», y recordó que los mártires «conducidos ante el pelotón de fusilamiento gritaron con convicción ¡Viva Cristo Rey! ¡Viva España! ¡Os perdonamos!».

El prelado alcalaíno aprovechó la III Jornada Mundial de los Pobres para hacer comprender «la urgente necesidad de la presencia de los católicos en el ámbito público, proponiendo la Doctrina Social de la Iglesia y siendo conscientes de que no hay peor pobreza que no conocer a Cristo y estar privados de la esperanza del cielo».

Al final de la Eucaristía, el obispo Juan Antonio Reig Pla anunció el deseo de fundar un monasterio de vida contemplativa en el recinto del camposanto. Tras la misa se procedió a la exposición mayor del Santísimo Sacramento y a continuación tuvo lugar una procesión eucarística recorriendo las siete grandes fosas donde yacen los beatos mártires y demás víctimas.

Autor

Pablo Santos

Experto en información religiosa

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído