La batalla política de la Navidad

Vuelve la polémica a costa del belén

Vuelve la polémica a costa del belén

El alcalde de Madrid, José Luis Martínez Almeida, ha decidido este año incorporar una enorme bandera española bajo el belén navideño del Ayuntamiento de la capital. Una iniciativa que ha causado sorpresa en algunos pero que, según Martínez Almeida, no es una novedad ya que todos los belenes de todos los hogares la llevan.

El alcalde madrileño ha defendido la presencia de la enseña nacional en el pedestal del nacimiento y lo ha ligado a las conversaciones del presidente Pedro Sánchez para lograr la investidura.

En este sentido, Martínez Almeida ha asegurado que las negociaciones del PSOE hacen que sea «procedente» reivindicar el orgullo de ser español.

Obra del maestro belenista José Luis Mayo Lebrija y compuesto por más de 200 piezas cerámicas, el belén del Ayuntamiento de Madrid en el Palacio de Cibeles, se ha instalado en una peana con un faldón de la bandera de España, que los visitantes pueden rodear.

Su uso en el belén ha gustado al secretario general y portavoz de VOX en el Ayuntamiento de Madrid, Javier Ortega Smith, quien ha señalado ante los periodistas que la bandera «queda muy bien» porque es el «símbolo de la familia española», además de defender que «era una pena que en los últimos años de la izquierda sectaria se hubiera querido convertir la Navidad en una especie de carnaval».

Por su parte, la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, ha vuelto a dar la nota colocando un belén en la plaza del Ayuntamiento que, lejos de la representación típica de un pesebre, se acerca más bien a la estética de un trastero.

Cajas apiladas, muebles y todo tipo de objetos se reúnen en esta nueva representación financiada por el Consistorio que continua el legado de la ya tradicional polémica de ‘los belenes de Colau‘.

En la página web del Ayuntamiento ya aparece la reseña de la instalación en la que se incluye una pequeña explicación sobre la creación de la escenógrafa Paula Bosch, autora de la obra.

La instalación ha sido especialmente criticada por el presidente del grupo del PP, Josep Bou, que ha asegurado que «es una vergüenza que Colau y PSC se gasten 97.000 euros en un pesebre que parece un punto verde de recogida de residuos» y que, en su opinión, pretende «evitar el sentido religioso que tienen las fiestas de Navidad».

Para secretario general de VOX, el ‘belén-trastero’ que Ada Colau ha montado en Barcelona «es como ella, una cosa deslavazada y sin el menor cariño estético». Según Ortega Smith, un belén navideño «tiene que ser lo que es: una representación de un momento religioso».

Te puede interesar

Autor

Pablo Santos

Experto en información religiosa

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído