Francisco invita a poner el Belén en los lugares de trabajo, las escuelas y las plazas

El papa se somete a una cirugía de cataratas, en medio de un fuerte hermetismo

El papa se somete a una cirugía de cataratas, en medio de un fuerte hermetismo
Bergoglio visita el nacimiento de Greccio. Vatican Media

Una nueva revelación de la prensa. El papa Francisco se sometió hace algunos meses a una cirugía de cataratas, en medio de un fuerte hermetismo, según reveló este domingo 1 de diciembre de 2019 un conocido diario romano.

Según este mismo diario, el pontífice argentino fue operado en la clínica Pío XI de Roma. Fue una intervención sencilla con láser y anestesia local, que no implicó que se mantuviera internado en el hospital.

Ya en marzo de 2018, Bergoglio había anticipado que debía someterse a una operación: «A mi edad, aparece una catarata y la realidad no se ve bien; tendré que ir a cirugía el próximo año». Sin embargo, la fecha de la operación nunca había sido confirmada.

Aunque no trascendió cuándo ocurrió la intervención quirúrgica, los medios locales especulan con que se concretó durante el último verano, cuando el papa limitó sus actividades al tiempo de descanso.

Visiblemente recuperado de cualquier cirugía, Francisco retomó su ajetreada agenda e hizo pública este domingo la carta apostólica «Admirabile signum».

En este documento, el pontífice anima a seguir con la tradición del Portal de Belén en casas y en espacios públicos y a revalorizarla allí donde haya caído en desuso.

«Quisiera alentar la hermosa tradición de nuestras familias que en los días previos a la Navidad preparan el belén, como también la costumbre de ponerlo en los lugares de trabajo, en las escuelas, en los hospitales, en las cárceles, en las plazas», reza el texto publicado ayer, comienzo del Adviento.

Bergoglio firmó esta carta apostólica en la localidad de Greccio, a unos cien kilómetros al norte de Roma y en cuyas grutas, según la tradición, San Francisco de Asís recreó el primer Portal de Belén en 1223, dando origen a esta tradición navideña.

En su misiva, el papa apunta que el Belén «es realmente un ejercicio de fantasía creativa, que utiliza los materiales más dispares para crear pequeñas obras maestras llenas de belleza» que sirven para transmitir la fe de generación en generación.

«Espero que esta práctica nunca se debilite; es más, confío en que, allí donde hubiera caído en desuso, sea descubierta de nuevo y revitalizada», augura. Francisco repasa el significado del Portal, la simbología de todos sus personajes y elementos, y lo considera «una llamada» a seguir a Jesús «en el camino de la humildad, de la pobreza, del despojo».

El pontífice argentino llegó en helicóptero desde Roma al santuario franciscano de Greccio, donde fue recibido por los fieles, por el obispo de Rieti, Domenico Pompili, y por el guardián del templo, Francesco Rossi.

Acompañado por algunos frailes y religiosas acudió a la gruta del santuario, excavado en la roca, donde se cree que San Francisco de Asís recreó el Belén, y ahí meditó algunos instantes en silencio ante unos frescos de la Natividad y después firmó su carta.

Luego saludó a los fieles y a un grupo de niños que le dedicaron una canción, y pronunció una breve meditación en la iglesia del santuario sobre la tradición instaurada por el Poverello de Asís, a quien debe su nombre pontificio.

Autor

Pablo Santos

Experto en información religiosa

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído