Estos movimientos consideran que la especie humana es el problema para el medio ambiente

Los obispos españoles alertan del riesgo de ‘corrientes ecológicas’ que apuestan por ‘reducir el número de humanos’

Los obispos españoles alertan del riesgo de 'corrientes ecológicas' que apuestan por 'reducir el número de humanos'
El secretario general de la Conferencia Episcopal Española (CEE), Luis Argüello, durante su intervención. EP

La Iglesia dice no al llamado «capitalismo verde». El secretario general y portavoz de la Conferencia Episcopal Española (CEE), Luis Argüello, ha advertido del «riesgo» de que «algunas corrientes ecológicas» puedan llevar a «propuestas de reducción del número de humanos» porque consideran que la especie humana es el problema para el medio ambiente. Así lo ha indicado el prelado en un Foro que tiene lugar en la Fundación Pablo VI y organizado por instituciones de la Iglesia con motivo de la Conferencia de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático que se celebra en Madrid.

«Otro riesgo que vemos aparecer en algunas de las corrientes llamadas ecológicas es pensar que es la especie humana la que verdaderamente supone el problema y que, ante la dificultad de resolver nuestros asuntos, y tampoco estando dispuestos a cambiar nuestras pautas de consumo, lo mejor sea reducir el número de humanos, hacer propuestas de reducción de lo que significamos las personas», ha dicho Argüello.

El portavoz de los obispos españoles ha hilado su reflexión sobre estas «propuestas» de «reducción del número de humanos» con el Objetivo del Desarrollo del Milenio número 5, que preveía lograr para 2015, el acceso universal a la salud reproductiva, con acceso a los métodos anticonceptivos.

«No en vano, incluso cuando Naciones Unidas se plantea en 2000 los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM), 15 años después la propia Naciones Unidas tiene que reconocer que solo uno de los objetivos había logrado medianamente cumplirse: el referido a la salud reproductiva, lo cual singularmente nos llama la atención», ha detallado la mano derecha del cardenal Ricardo Blázquez.

Así, Argüello ha advertido que ante cualquier propuesta que vive la humanidad en momentos de «crisis, dificultad o de avance» siempre existe «el riesgo de que las buenas intenciones sean manipuladas para una nueva fase del capitalismo global».

«El riesgo de poder vivir un llamado capitalismo verde que haga también de tantas propuestas de renovables, de formas de vida, de formas de consumo un ejercicio nuevo y siempre sorprendente por su capacidad dominadora y manipuladora de lo que queremos vivir», ha insistido.

En todo caso, el secretario general de la CEE ha hecho una «propuesta ecológica integral» porque están «preocupados» por el planeta, es decir, «la Casa común», tal y como se refieren a él desde la Iglesia. Especialmente les inquietan, según ha reconocido, «las alteraciones del clima debidas a la intervención de la propia actividad humana».

En este contexto, Argüello ha subrayado que la aportación de la Iglesia es «el deseo de unir el clamor de la Tierra y el clamor de los pobres», añadiendo que ambos clamores piden «una propuesta económica nueva y un estilo de vida nueva». «Supone un gran desafío educativo y evangelizador», ha enfatizado.

En línea con el papa Francisco y su encíclica Laudato Si’, sobre el cuidado del planeta, el portavoz de los obispos españoles ha hecho una propuesta de cambio de los estilos de vida. «Los hábitos de consumo y vida, nuestra decisión a la hora de ir al mercado», ha ejemplificado. Y ha concluido pidiendo «una mirada trascendente para preocuparse de las siguientes generaciones».

Te puede interesar

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído