Los familiares de Tornay cuestionan la versión oficial del asesinato del comandante Estermann y su esposa

Vaticano: Piden reabrir el caso del doble crimen en la Guardia Suiza

Vaticano: Piden reabrir el caso del doble crimen en la Guardia Suiza
La Guardia Suiza del Papa. EP

Los familiares de Cedric Tornay, el joven guardia suizo acusado del doble homicidio cometido el 4 de mayo de 1998 que causó la muerte del comandante Alois Estermann y su esposa Gladys Meza Romero, pidieron a los magistrados reabrir el caso.

Cedric Tornay se habría suicidado inmediatamente después de estos hechos.

La instancia para el acceso a la totalidad del expediente fue depositada por la abogada Laura Sgró en el tribunal vaticano, al detectar numerosas «deficiencias» en la reconstrucción de los hechos.

La magistratura vaticana, en la persona del juez Gianluigi Marrone, en 1999 archivó la investigación del doble homicidio y posterior suicidio después de concluir que Tornay había matado con disparos de arma de fuego al neo comandante Estermann y a la esposa de éste en un raptus causado por el rechazo a una promoción, para luego quitarse la vida.

La reconstrucción proporcionada por las autoridades vaticanas fue siempre rechazada por la madre de Tornay, Muguette Baudat, lo que hizo aparecer con el tiempo varias teorías alternativas y con presuntos nexos con el caso de Emanuela Orlandi, una ciudadana del Vaticano que fue secuestrada en 1983 y cuyo destino aún se desconoce. Se da la circunstancia de que Sgró también representa a la familia Orlandi.

La letrada Laura Sgró, encargada por los familiares de Cedric Tornay de pedir la reapertura de la indagación, detectó varias «deficiencias» como el hecho de que la señora Baudat, no obstante las numerosas peticiones, nunca pudo leer las actas de la investigación ni sus abogados lograron disponer de una copia.

La sola información en su poder derivó de los pocos informes que le fueron notificados y de las comunicaciones de la Sala de Prensa vaticana, que difundió extractos de la instrucción.

Baudat nunca vio fotografías, el lugar del delito, vídeos, resultados de exámenes o deposiciones verbales.

En noviembre de 2011, el abogado de la madre de Tornay, que había cuestionado la versión oficial, ya había enviado una carta abierta al papa Benedicto XVI para reiterar la solicitud, hasta ahora nunca aceptada, de acceder al archivo de la investigación de doble homicidio.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído