No prevé ninguna fiesta especial para celebrar su cumpleaños

Francisco cumple 83 años al pie del cañón

Francisco cumple 83 años al pie del cañón
El papa Francisco. EP

El papa Francisco celebra este martes, 17 de diciembre de 2019, su 83 cumpleaños y lo hace trabajando a pleno rendimiento. Como los años anteriores, aunque tuvieron una celebración, la jornada de su cumpleaños no prevé ninguna fiesta especial para celebrarlo y transcurrirá de manera rutinaria. El Pontífice cumplirá con su agenda habitual de citas.

El 17 de diciembre de 1936 nació en Buenos Aires, Jorge Mario Bergoglio, hijo de dos emigrantes piamonteses. Hijo de un empleado de ferrocarril, Mario Bergoglio, y de Regina Sivori, encargada de la educación de los cinco hijos. El contacto con su abuela, Rosa Vasallo, influirá decisivamente en su vida.

Fue bautizado unos días después, el 25 de diciembre en la basílica María Auxiliadora y San Carlos en el barrio bonaerense de Almagro. Su álbum familiar recoge momentos con sus padres y abuelos, la Primera Comunión con uno de sus hermanos, su afición al Club de fútbol San Lorenzo o su paso por el colegio salesiano de Ramos Mejía donde una confesión, el 21 de septiembre de 1953 comenzó a vislumbrar de forma más clara su vocación.

Tras diplomarse como técnico químico y trabajar en un laboratorio de productos alimentarios. Bergoglio entra en el noviciado jesuita el 11 de marzo de 1958. Estudiará entre Chile y Argentina, ordenándose sacerdote el 13 de diciembre de 1969 tras formarse en el Colegio Máximo, al que volverá en varias ocasiones más como director. También pasará un año en Alcalá de Henares antes de hacer su profesión perpetua en 1973. Desde julio de ese año será, durante 6 años, provincial.

Obispo desde 1992, su lema desde entonces es «Miserando atque eligendo», desde 1998 será designado nuevo arzobispo de la diócesis primada de Argentina. Será conocido como el obispo protector de los curas ‘Villeros’ y es fácil verle en los transportes urbanos. El 13 de marzo de 2013, en el segundo día del cónclave, será elegido en papa número 266, tras la renuncia de Benedicto XVI. Al elegir el nombre de san Francisco de Asís, visitará la población italiana el 4 de octubre de ese año.

Uno de los rasgos característicos del papado moderno es los lugares que visita. Francisco se ha caracterizado por ser el Papa de las periferias desde el primer momento, cuando su primera visita fue a la isla de Lampedusa (2013). Aquí se repasan algunos de los países visitados.

Tras participar en la JMJ de Rio de Janeiro (2013), visitó Tierra Santa, Corea, Albania y Turquía en 2014. En 2015, viajó hasta Sri Lanka y Filipinas, Bosnia, Ecuador, Bolivia y Paraguay. Se desplazó hasta México, Armenia, la JMJ de Polonia, Georgia y Azerbaiyán en 2016.

Fátima, Colombia, Myanmar y Bangladesh fueron los destinos internacionales de 2017. En 2018, Francisco viajó hasta Chile y Perú, Lituania, Letonia y Estonia. Y este último año ha participado en la JMJ de Panamá y ha visitado Bulgaria y Macedonia del Norte, Rumanía, Mozambique, Madagascar y Mauricio, Tailandia y Japón.

Algunos de esos viajes considerados «históricos» han tenido como fruto algunas declaraciones significativas en clave de encuentro y diálogo. En su viaje a Egipto en 2017 y a Marruecos y los Emiratos Árabes Unidos en este 2019 se han producido significativos pasos de acercamiento con el mundo islámico. En Cuba, antes de su visita a Estados Unidos en 2015 firmó un acuerdo con la Iglesia Ortodoxa Rusa y la unión de los cristianos ante la persecución se materializó en el encuentro de Bari.

Con motivo del 5º centenario de la Reforma, Francisco visitó Suecia (2016) y en Ginebra en 2018 acudió a una importante institución ecuménica. Además, ha alcanzado un primer acuerdo con China y ha defendido a los más débiles ante la sede de la ONU (2015) y el Parlamente y el Consejo de Europa (2014). Esta cultura del encuentro se plasma también en su iniciativa ‘Scholas ocurrentes’.

Si hay una palabra que puede concentrar el mensaje y los gestos del pontificado del papa Francisco, esa el misericordia. Esta se ha traducido en múltiples iniciativas como el Año de la Misericordia, cuya Puerta Santa se abrió en la República Centroafricana en 2015 antes que en el Vaticano. Además de los distintos gestos de los llamados Viernes de la Misericordia, Francisco ha besado a enfermos que otros no han querido ni tocar, ha pasado los Jueves Santo en la cárcel, ha recogido refugiados sirios en la isla griega de Lesbos en 2016, ha establecido la Jornada Mundial de los Pobres o ha abierto unas duchas, una peluquería y un ambulatorio en plana Plaza de San Pedro.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído