El presidente del Gobierno en funciones sí felicitó el Ramadán a los musulmanes

Pedro Sánchez se niega a felicitar la Navidad

Pedro Sánchez se niega a felicitar la Navidad
Pedro Sánchez, líder del Partido Socialista. EP

Una nueva muestra del laicismo beligerante del PSOE. En España el presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, no ha querido pronunciar la palabra «Navidad» y se ha limitado a felicitar a los españoles con un «felices fiestas» y sus «mejores deseos de justicia, paz y concordia para todos y todas». Ni una sola mención al sentido cristiano de estas fechas en un país de tradición cristiana y donde más del 70% de la población se declara católica. Esto contrasta por ejemplo con las felicitaciones públicas que Sánchez ha realizado por el fin del Ramadán a los musulmanes. Pero incluso la ministra Teresa Ribera ha dado un paso más con su «feliz solsticio de invierno».

Sin embargo, en otros países no es así. En Turquía, el musulmán Recep Tayyip Erdogan quiso «felicitar la Navidad a todos los cristianos» y se ha comprometido a protegerles mejor. En Israel, el líder judío Benjamin Netanyahu felicitó la Navidad afirmando que «no tenemos mejores amigos en el mundo que los cristianos, así que gracias a todos por defender a Israel y a la verdad». Y por ello añadió que «estamos orgullosos de nuestras tradiciones y de nuestros amigos cristianos».

Pero el mensaje navideño que una vez más deja en entredicho a los líderes españoles, incluido el mensaje del rey Felipe VI que tampoco hizo ninguna referencia religiosa sobre la Navidad, es el del primer ministro de Reino Unido y del príncipe Carlos de Inglaterra.

El recién elegido Boris Johnson comenzó su mensaje de Navidad recordando que el día de Navidad es «ante todo, una celebración del nacimiento de Jesucristo» y es «un día de inestimable importancia para miles de millones de cristianos de todo el mundo».

Johnson pidió también al pueblo británico recordar «a los cristianos de todo el mundo que se enfrentan a la persecución».  Según dijo, para estos perseguidos «el día de Navidad será celebrado en privado, en secreto, tal vez incluso en una celda de la prisión. Como primer ministro, eso es algo que quiero cambiar».

Las palabras del primer ministro llegaron días después de que el príncipe Carlos publicara otro mensaje navideño en el que también recordaba la persecución de los cristianos en todo el mundo. En su mensaje, grabado para la organización benéfica Ayuda a la Iglesia Necesitada en Reino Unido, príncipe de Gales dijo que los ataques del domingo de Pascua en Sri Lanka este año fueron «el peor día de violencia contra los cristianos en la era moderna».

«Pero trágicamente no fue un ejemplo aislado», añadió. «Al recordar cómo el Niño Jesús huyó con sus padres a Egipto, recordemos a tantos que soportan una terrible persecución o se ven obligados a huir de sus hogares, y fortalezcamos nuestra determinación para evitar que el cristianismo desaparezca de las tierras de la Biblia».

El heredero al trono británico recordó cómo una hermana religiosa siria le había dado un regalo: una representación de la cabeza del Cristo crucificado hecha de madera carbonizada tomada de una iglesia bombardeada en Alepo. «Puedo asegurarles a aquellos de ustedes que llevan la cruz del sufrimiento hoy están en mis pensamientos y oraciones», aseveró.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído