En el acuerdo firmado por el PSOE y PODEMOS, ambas formaciones cargan contra la educación diferenciada

Religión; la asignatura degradada casi hasta la extinción por el gobierno que se viene

Religión; la asignatura degradada casi hasta la extinción por el gobierno que se viene
Pedro Sánchez y Pablo Iglesias. EP

El PSOE y Podemos han firmado un nuevo documento para el futuro nuevo Gobierno de España. En la segunda medida del documento titulado ‘Coalición progresista: un nuevo acuerdo para España’, que aborda la realidad educativa, Pedro Sánchez y Pablo Iglesias sentencian que la asignatura de Religión no será computable a «efectos académicos».

Unas medidas más arriba, también ponen la mirilla en la educación diferenciada de los colegios concertados: «Promoveremos la coeducación en todo el sistema educativo, impidiendo la segregación educativa por razón de sexo en los centros sostenidos con fondos públicos».

Dos acciones que ya propusieron los socialistas en las 370 medidas que enviaron el pasado septiembre de 2019 a Podemos. Propuestas que también la formación morada pidió previamente en el borrador que presentó en agosto, para el nuevo Gobierno. No se pusieron de acuerdo, hubo nuevas elecciones y a dos días de terminar el año, los españoles se encuentran con que ambos partidos piensan igual sobre estas dos realidades que afectan directamente a la Iglesia católica.

Si el PSOE llevara a buen puerto estas medidas, la asignatura de Religión quedaría completamente diezmada. La enseñanza de la Religión pasaría a ser voluntaria, sin ninguna otra opción de asignatura y no contaría para la media de los alumnos.

Así, los firmantes aseguran en el punto 2.1.7. del nuevo acuerdo que «la asignatura de Religión será de carácter voluntario para los estudiantes, sin que haya una asignatura alternativa ni la nota sea computable a efectos académicos».

Y en el punto 2.1.2. del pacto de gobierno, las dos formaciones dicen que «promoveremos la coeducación en todo el sistema educativo, impidiendo la segregación educativa por razón de sexo en los centros sostenidos con fondos públicos. Igualmente se asegurará que todos los centros privados concertados informan al alumnado y familias de que las aportaciones son voluntarias y nunca condicionan la prestación del servicio educativo».

En el documento también se detalla que se llevará a cabo una Ley sobre Libertad de Conciencia para garantizar «la laicidad del Estado y su neutralidad frente a todas las confesiones religiosas». Además, Sánchez e Iglesias añaden que entre sus objetivos está «blindar» la educación pública así cómo poner a la Formación Profesional al nivel del resto del sistema educativo.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído