La obra está salpicada por una polémica manipulación editorial y mediática que afecta al Papa emérito

Benedicto XVI y la gran mentira detrás del libro publicado por el cardenal Sarah

Benedicto XVI y la gran mentira detrás del libro publicado por el cardenal Sarah
Benedicto XVI y el cardenal Robert Sarah PD

Una polémica manipulación editorial y mediática ha desprestigiado al libro que tenía por autores a Benedicto XVI y el cardenal Robert Sarah. A pesar de la gran difusión que ha tenido en los medios de comunicación y entre los sectores católicos, la obra cuenta con una gran mentira detrás y es que el Papa emérito no ha tenido nunca vio ni aprobó el libro que generó una gran revuelta. Así lo indicaron fuentes muy cercanas a Joseph Ratzinger.

La obra va más allá de un simple accidente. Las nuevas declaraciones ponen en tela de juicio los intereses del cardenal guineano, quien es uno de los principales opositores visibles al Papa Francisco.

Es importante recordar que, desde hace seis meses, Benedicto XVI no está en condiciones de escribir y apenas de hablar, como han constatado personas que le visitan. Posiblemente mantenga su extraordinaria lucidez, pero las conversaciones, imprecisas, no suelen pasar de los diez minutos, por no mencionar sus dificultades de vista, audición y la debilidad general.

Benedicto XVI no ha escrito ese libro con el cardenal Sarah, no ha visto ni aprobado la portada ni el hecho de que se presentase como escrito “a cuatro manos”, afirman desde la Santa Sede. Unas declaraciones que argumentan indicando que, aparte de la foto demasiado ostentosa de la obra, resultaba muy extraño que firmase “Benedicto XVI” cuando, siendo todavía papa, había firmado “Joseph Ratzinger – Benedicto XVI” su gran obra “Jesús de Nazaret”.

Lo sucedido es que hace unos meses Benedicto XVI trabajaba en un texto sobre el sacerdocio y el cardenal Sarah le pidió verlo. El papa emérito se lo dejó sabiendo que el prefecto de Liturgia estaba escribiendo un libro sobre el sacerdocio y, probablemente, pensando que lo utilizaría solo como “background”. A partir de ahí, todo es obra del cardenal guineano y de su publicita, Nicolas Diat, junto con las editoriales Fayard de Francia, Ignatius Press de Estados Unidos y Cantagalli de Italia.

 

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído