El religioso es recordado porque fue severamente increpado en público por Juan Pablo II durante la visita oficial a Nicaragua en 1983

Nicaragua: muere el poeta y sacerdote Ernesto Cardenal, el ‘cura sandinista’ que encaró a Daniel Ortega

Nicaragua ha perdido a uno de sus hombres más ilustres. El sacerdote y poeta Ernesto Cardenal murió este domingo 1 de marzo a los 95 años, informó la escritora nicaragüense Gioconda Belli.

“Nuestro gran poeta acaba de morir a sus 95 años, después de una vida entregada a la poesía y a la lucha por la libertad y la justicia”, escribió Belli, en un mensaje dirigido a periodistas.

Ernesto Cardenal  fue una figura clave de la Teología de la Liberación, y estrechamente vinculado con el movimiento sandinista. Es importante recordar que se dedicó casi por entero a la literatura sus últimos tiempos, y justo hace un año celebraba la edición de su más reciente libro, ‘Hijos de las estrellas’.

Un polémico religioso

En 2019, Cardenal dirigió una misa en su casa, una de las primeras desde 1985, después de que el papa Francisco lo absolviera “de todas las censuras canónicas” que le impuso el papa Juan Pablo II, cuando lo suspendió «a divinis», por mezclar la religión con la revolución sandinista.

Partidario de una «revolución desprovista de venganza», Cardenal colaboró estrechamente con el Frente Sandinista de Liberación Nacional en la lucha contra el régimen dictatorial de Somoza, y fue nombrado ministro de Cultura el mismo día de la victoria de la Revolución Nicaragüense, el 19 de julio de 1979. Ocupó este cargo hasta 1987.

Durante su visita oficial a Nicaragua en 1983, Juan Pablo II increpó severamente a Cardenal ante las cámaras de televisión, mientras el poeta permanecía arrodillado ante él en la misma pista del aeropuerto. El papa recriminó a Cardenal que propagara «doctrinas apóstatas» y que formara parte del gobierno sandinista.

El 4 de febrero de 1984, Juan Pablo II suspendió «a divinis» del ejercicio del sacerdocio a los sacerdotes Ernesto Cardenal, Fernando Cardenal (hermano de Ernesto), Miguel D’Escoto y Edgard Parrales, por su adscripción a la Teología de la Liberación. En 2019 se dio a conocer una carta del papa Francisco a Ernesto Cardenal informándole del levantamiento de la suspensión impuesta por Juan Pablo II.

Lucha contra el dictador Ortega

Aunque estaba retirado de la vida política, en 2018 Cardenal exigió al presidente nicaragüense, Daniel Ortega, que detuviera «inmediatamente esta represión que está sufriendo nuestro pueblo».

Ese mismo año en diciembre, Cardenal recibió el Premio Internacional Mario Benedetti, que otorga Uruguay, y lo dedicó al pueblo nicaragüense y al adolescente Álvaro Conrado, una de las primeras víctimas de las protestas contra Ortega, que han dejado cientos de presos, muertos o desaparecidos.

Una pluma brillante

El autor de Oración por Marilyn Monroe y otros poemas (1965) y de Epigramas (1961), era uno de los poetas vivos de Latinoamérica más reconocidos a nivel mundial, y en 2010 fue propuesto al Premio Nobel de Literatura por la Sociedad General de Autores y Editores (SGAE).

Cardenal, ganador del prestigioso Premio Reina Sofía de Poesía, el más importante de Iberoamérica, destacó por haber convertido una comunidad de pescadores en una de artistas con altos valores religiosos, en el archipiélago de Solentiname, en el Gran Lago de Nicaragua.

El prestigio del poeta nicaragüense le hizo merecedor del Premio Iberoamericano de Poesía Pablo Neruda en 2009, y la orden Legión de Honor en Grado de Oficial por el Gobierno de Francia.

La obra del sacerdote trapense ha sido traducida a más de 20 idiomas. 

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído