Lo confirma el arzobispo de San Juan de Terranova

20 años ocultando al obispo de la pornografía

La Iglesia católica canadiense sabía que el obispo tenía pornografía infantil

Lahey fue el encargado de llegar a un acuerdco con víctimas abusos sexuales del clero

(RD/Efe).-La Iglesia Católica canadiense sabía desde la década de los ochenta que un testigo había declarado ver pornografía infantil en la casa del obispo detenido la semana pasada por poseer y distribuir este tipo de material, afirmó hoy un arzobispo.

El obispo Raymond Lahey, de la diócesis de Antigonish, en la provincia de Nueva Escocia, fue detenido el pasado 1 de octubre después de que las autoridades canadienses descubrieran pornografía infantil en su ordenador portátil cuando volvía a Canadá procedente de Europa.

El arzobispo de San Juan de Terranova, Martin Currie, dijo hoy a la televisión pública canadiense, CBC, que en 1989 una persona que fue abusada sexualmente por religiosos reveló que Lahey tenía pornografía infantil en su domicilio.

En esa época, Lahey era el obispo de la diócesis de Saint George, en la provincia de Terranova y Labrador. Hasta 1993, la posesión de pornografía infantil no era delito en Canadá.

Según Currie, el sacerdote Kevin Molloy le dijo la semana pasada que el testigo, Shane Earle, había visto el material pornográfico en su casa hace 20 años. Molloy comunicó a su entonces superior, el arzobispo Alphosus Penney, la declaración de Earle.

En la década de los setenta y ochenta, Earle sufrió abusos sexuales en un orfanato de San Juan de Terranova regentado por religiosos.

En agosto de este año, Lahey, quien se encuentra en libertad condicional tras pagar una fianza de 9.000 dólares canadienses (unos 8.370 dólares estadounidenses), fue encargado de llegar a un acuerdo con víctimas de abusos sexuales cometidos por sacerdotes en la provincia de Nueva Escocia.

El acuerdo obliga a la diócesis a pagar 15 millones de dólares canadienses (unos 13,8 millones de dólares estadounidenses) a las víctimas de abusos, que en algunos casos fueron cometidos en 1950.

Al anunciar el acuerdo en agosto, Lahey declaró durante una conferencia de prensa que quería «asegurar que desde hace tiempo» la diócesis, «como otras en Canadá, ha estado tomando medidas para proteger» la infancia y la juventud.

 

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído