La Iglesia lo sabía desde hacía décadas

El obispo pornógrafo estuvo en España

Visitó en varias ocasiones España, Tailandia y Alemania

Lahey fue encargado de llegar a un acuerdo con víctimas de abusos sexuales de los curas

(RD/Efe).-El obispo canadiense Raymond Lahey, detenido el pasado 1 de octubre por posesión de pornografía infantil, viajó en varias ocasiones a España, Tailandia y Alemania, entre otros países, desde 2005, una de las razones por las que se registró su computador cuando regresó a Canadá el mes pasado.

Según documentos judiciales difundidos hoy por la televisión pública canadiense, CBC, el computador personal del obispo Raymond Lahey fue registrado por las autoridades canadienses cuando regresó de un viaje a Londres porque, entre otras razones, desde 2005 había visitado países conocidos por producir pornografía infantil.

Entre los países citados se encuentran España, Tailandia, Alemania, Indonesia y Malasia.

Durante el registro que se le efectuó en el aeropuerto internacional de Ottawa, el pasado 15 de septiembre, los agentes descubrieron en su poder imágenes gráficas de varones, aparentemente menores de edad que en algunos casos podían tener unos ocho años de edad.

Tras ser detenido, Lahey reconoció que le atraían los jóvenes varones mayores de edad, según los documentos presentados por la policía ante los tribunales.

Las autoridades canadienses presentaron cargos contra Lahey el 25 de septiembre y el obispo dimitió de su puesto al día siguiente (antes de que se conociese su detención), aunque entonces no explicó las razones de su decisión y se limitó señalar que necesitaba tiempo para su «renovación personal».

Lahey, obispo de la diócesis de Antigonish, en la provincia de Nueva Escocia, se encuentra en libertad condicional tras pagar una fianza de 9.000 dólares canadienses (unos 8.370 dólares estadounidenses).

Se da la circunstancia que Lahey fue encargado de llegar a un acuerdo con víctimas de abusos sexuales cometidos por sacerdotes en la provincia de Nueva Escocia.

El acuerdo obliga a la diócesis a pagar 15 millones de dólares canadienses (unos 13,8 millones de dólares estadounidenses) a las víctimas de abusos, que en algunos casos fueron cometidos en 1950.

Al anunciar el acuerdo en agosto, Lahey declaró durante una conferencia de prensa que quería «asegurar que desde hace tiempo» la diócesis, «como otras en Canadá, ha estado tomando medidas para proteger» la infancia y la juventud.

Tras su arresto se supo que la jerarquía católica sabía desde la década de los años ochenta que un testigo, que fue abusado sexualmente por religiosos, declaró hace 20 años que vio pornografía infantil en la casa del obispo.

 

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído