En España era "el azote de los socialistas"

El ejemplo del obispo Gea

Misionero en Perú, a sus 80 años confiesa seis horas al día

Tiene previsto permanecer en Perú "hasta que Dios quiera"

El obispo emérito de Mondoñedo-Ferrol, el valenciano monseñor José Gea Escolano, de 80 años, aseguró sentirse «feliz» como misionero en Perú, donde una de sus tareas más frecuentes es la de administrar el sacramento de la Penitencia, «entre cinco y seis horas cada domingo, aunque algunas jornadas he estado hasta diez horas», según informaron en un comunicado fuentes del Arzobispado.

Monseñor Gea acaba de cumplir su cuarto año como misionero en una parroquia de la diócesis peruana de Carabayllo, donde llegó tras aceptar el Papa entonces su renuncia como titular de la diócesis gallega al haber cumplido la edad de jubilación, después de haber sido su titular durante 18 años.

El prelado, natural de la localidad valenciana de Real de Gandia, aseguró que tiene previsto permanecer «hasta que Dios quiera» en el país iberoamericano, donde «hay una gran escasez de sacerdotes», por lo que «es urgente una mayor presencia de presbíteros y misioneros».

El misionero valenciano mostró, además, su preocupación porque en Perú las familias «en general están muy desestructuradas, con matrimonios que se rompen constantemente y, por tanto, con hijos que crecen sin una presencia estable y continuada de sus padres».

Por todo ello, el prelado animó a que la campaña del Domingo Mundial de la Propagación de la Fe (DOMUND), que se celebró ayer, «pueda servir también para sensibilizar sobre la grave necesidad de sacerdotes en países como Perú».

En la diócesis de Carabayllo, monseñor Gea colabora en la parroquia de Santa María de la Providencia, dirigida desde hace dieciséis años por dos misioneros valencianos, César Buendía, que fue monaguillo del prelado cuando era párroco de la localidad valenciana de Moncada, y Vicente Folgado, quien colaboró con él en su etapa como titular de la diócesis de Ibiza.

Monseñor Gea, que fue también obispo auxiliar de Valencia de 1971 a 1976, colabora además en la administración del sacramento de la Confirmación, cuando se lo solicita el obispo de Carabayllo, monseñor Lino Panizza. Asimismo, imparte cursillos y catequesis a sacerdotes y religiosos. (RD/Ep).

 

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído