Busca unir a empresarios, sindicatos y otras entidades

Argentina: gestión de la Iglesia contra la pobreza

Presión del gobierno del matrimonio Kirchner, disconforme con la convocatoria

Argentina: gestión de la Iglesia contra la pobreza
Monseñor Casaretto

(Patricio Downes).- Una iniciativa para terminar con la pobreza en Argentina de la Pastoral Social de la Iglesia Católica, que lidera el obispo Jorge Casaretto, fue a parar al cesto de los papeles luego que el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner presionara a entidades empresariales y gremiales de trabajadores para que no suscribieran el texto crítico al aumento de la indigencia en el país, pese a los continuados récords de crecimiento económico, antes de la crisis financiera.
Sin embargo, el obispo titular de la Pastoral Social no se rindió y esta semana se reunió con representantes de las principales centrales de empresarios, dispuesto a sacar adelante un compromiso de trabajo contra la pobreza.
Casaretto, obispo de San Isidro en el norte del Gran Buenos Aires, donde conviven opulencia y miseria escandalosa, confesó su ingenuidad en declaraciones a la prensa, que recogieron las agencias noticiosas locales y el sitio web Valores Religiosos.
La urticaria de los Kirchner explotó cuando leyeron el texto en el que la Pastoral Social invita a declarar una «emergencia nacional» para erradicar la pobreza. Señala asimismo que la inequidad social permanece en la sociedad argentina a causa de «un modelo económico que no realiza una distribución equitativa de la riqueza».
Casaretto aclaró este fin de semana que la idea y el contenido del documento contra la pobreza «no tuvo intención de confrontar con el gobierno», que utilizó todos los resortes a mano para presionar, en el marco de una economía muy subsidiada, de empresas cuya subsistencia depende de la obra pública y de líderes sindicales aliados al matrimonio presidencial.
«La pobreza, un problema de todos» fue un texto elaborado con participación multisectorial. Pero su apoyo naufragó ante la deserción de la Uniòn Industrial Argentina (UIA), las dudas de los banqueros liderados por el presidente del Banco Macro, aliado y amigo del matrimonio Kirchner, y el rechazo de la CGT y la CTA, dos centrales sindicales oficialistas.
El obispo informó que el próximo lunes los integrantes del Foro decidirán cuándo difundirán el trabajo realizado por los economistas Juan José Llach, Agustín Salvia, Daniel Arroyo y Ernesto Kritz, aunque ya sin el apoyo de las entidades gremiales empresarias.

En cuanto al porqué de este fracaso, Casaretto reconoció que «tal vez fuí demasiado ingenuo en esta iniciativa», al admitir que «no evalué que el nivel de fragmentación que hay en la sociedad es muy alto».

Fuentes eclesiásticas revelaron además que las palabras «modelo» económico e «inflación» fueron las que más molestaron al Gobierno, que desde el martes tuvo en su poder el documento.

Por otra parte, la Comisión Nacional de Justicia y Paz, que conduce Casaretto, ratificó que la CGT fue la única entidad que notificó por escrito que no firmaría el documento. El resto, sobre todo empresarios y banqueros, lo hizo en forma verbal o a través de los medios.

La resistencia de empresarios en el seno de la Unión Industrial Argentina (UIA), los banqueros y el rechazo explícito de la Confederación General del Trabajo (CGT) y la Central de Trabajadores Argentinos (CTA) frenaron la difusión del documento.

Fuente: RD, agencias y Valores Religiosos

 

 

GRAN SELECCIÓN DE OFERTAS MULTI-TIENDA

TELEVISORES

ACTUALIZACIÓN CONTINUA

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído