El arzobispo de La Plata sostuvo que viola la Constitución Nacional

Aguer cuestionó la validez jurídica del matrimonio entre homosexuales

Lo dijo en su mensaje semanal por televisión en "Claves para un mundo mejor"

Aguer cuestionó la validez jurídica del matrimonio entre homosexuales
Héctor Aguer, arzobispo de La Plata, Argentina.

(Patricio Downes) El arzobispo de La Plata, Argentina, Héctor Aguer, dijo que la ley que permite el matrimonio de personas del mismo sexo altera el ordenamiento jurídico argentino y no respeta la Constitución Nacional del país. En su reflexión semanal en el programa «Claves para un Mundo Mejor» que conduce el periodista Tito Garabal se refirió a la media sanción del proyecto de ley que legalizaría el matrimonio de personas del mismo sexo de la Cámara de Diputados de la Nación pues «dada la circunstancia y la gravedad del asunto me parece que es preciso volver, sobre todo para aclarar cuál es el punto central de esta materia». El proyecto debe ser analizado ahora por el Senado de la Nación, para convertirse en ley.
«La media sanción de la Cámara de Diputados ha producido una alteración del ordenamiento jurídico de la sociedad argentina porque la cuestión clave es ésta: la convivencia de dos personas del mismo sexo es un hecho privado y según nuestra Constitución Nacional las acciones privadas de los ciudadanos están reservadas a Dios. Tendrán que ver con su conciencia exentas de la intrusión de los magistrados», afirmó.
Explicó que «el matrimonio en nuestro Código Civil» y «prácticamente en la mayoría de las legislaciones del mundo que se hacen eco de la tradición cultural de la mayor parte de las civilizaciones de la tierra, identifica al matrimonio como la unión estable de un varón y una mujer; que tiene además un interés, un valor público y una utilidad social ya que del matrimonio sale la vida».
El prelado sostuvo luego que «esa definición se altera cuando se introduce el matrimonio entre dos personas del mismo sexo; unión que obviamente no está orientada a la transmisión de la vida y que, por otra parte, según dicen las encuestas -acabo de leer una de los Estados Unidos- solo el 5% de las personas del mismo sexo que conviven quieren casarse y además esas uniones son sumamente inestables».
«De modo que acá no hay un problema de igualdad como se ha hecho creer porque el Código Civil no discrimina cuando prohíbe casarse a un padre con la hija, o a la madre con el hijo o entre hermanos. No se discrimina en estos casos», dijo.»Aquí hay una condición esencial y es un valor de carácter social, cultural y jurídico que es preciso tutelar. Aquí se juega algo importantísimo».
Monseñor Héctor Aguer también explicó que «una de las facultades que se otorga a este matrimonio extraño que se ha querido sancionar es la posibilidad de adoptar hijos y es sabido que todo niño y toda niña necesita de la formación que le brindan su papá y su mamá en orden a su plena identidad personal como varón y como mujer en orden a su crecimiento y su desarrollo integral».
Tras manifestar que «estas son cuestiones gravísimas» dijo que «es necesario pensar y es necesario hacer opinión».
Luego recordó que el Episcopado Argentino, en una reciente declaración exhorta «no solamente a los católicos sino a todas las personas de buena voluntad» a que «no vacilen en expresarse en la defensa y promoción de los grandes valores que forjaron nuestra nacionalidad y constituyen la esperanza de la Patria».Por último pidió difundir «esta verdad» y ayudar «a que los Senadores no prosigan con la sanción de esta ley que, hay que decir, es una ley inicua que altera el ordenamiento jurídico de la sociedad argentina».

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído