El obispo Jorge Casaretto, titular de la Pastoral Social, dijo que la cuestión social es prioritaria.

Para la Iglesia, el debate sobre la pobreza es más urgente que la ley de matrimonio homosexual

Mientras tanto, el martes 13 de julio habrà una protesa de islàmicos, evangelistas y católicos contra el matrimonio entre personas del mismo sexo.

Para la Iglesia, el debate sobre la pobreza es más urgente que la ley de matrimonio homosexual
Monseñor Jorge Casaretto. "Lo más urgente es la cuestión social, antes que el matrimonio entre personas del mismo sexo".

(Patricio Downes) El obispo de San Isidro, monseñor Jorge Casaretto, insistió en que el matrimonio gay no constituye un tema prioritario en la agenda política argentina y reclamó que se les preste más atención a los «cientos de miles de jóvenes que no estudian ni trabajan». Además, Casaretto aseguró que la idea de realizar un plebiscito sobre la reforma del Código Civil «no surgió» del Episcopado, sino que fue de algunos miembros de la Iglesia.

Pese a estos diferentes enfoques, catòlicos, islámicos y evangelistas se concentrarán frente al Congreso el próximo martes 13 de julio. Se unen para repudiar la sanción en el Senado de la ley de matrimonio entre personas del mismo sexto ya sancionada en Diputados.

«Los chicos tenemos derecho a una mamá y a un papá; matrimonio entre varón y mujer», es la consigna interreligiosa. «No es un acto contra nadie, sino a favor del matrimonio entre varón y mujer como institución legal que regula nuestro sistema de vida y nuestro sistema familia, pilar fundamental de la argentinidad», dijo el médico Justo Carabajales, director ejecutivo del Departamento de Laicos de la Conferencia Episcopal Argentina, y principal referente católico en la organización de la marcha.

 «Yo no quiero oponerme a los derechos que cada uno debe tener, pero tengo una posición clarísima de que no se trata de un matrimouio. Sin embrgo, creo que se pueden encontrar las figuras legales para proteger esos derechos», indicó en diálogo con radio Continental el obispo Casaretto.

 Sin embargo, el obispo de San Isidro aunque el casamiento homosexual pueda incluirse en la agenda política, «no es el principal problema de la Argentina». En ese sentido, el prelado aseguró estos jóvenes que no estudian ni trabajan viven en una «inmensa situación de riesgo». «Uno se los imagina en una esquina, fumando, pensando en cómo sobrevivir, quizás asaltando a otros. Por suerte, en la jornada social de Mar del Plata también vimos que son muchas los que se interesan por la política y eso da una luz de esperanza», agregó.

 

 

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído