A petición del cardenal Jaime Ortega

Desalojados los 13 disidentes que ocuparon una iglesia en La Habana

No se produjo ningún tipo de violencia o conflicto durante la "retirada" de los disidentes

Desalojados los 13 disidentes que ocuparon una iglesia en La Habana
La iglesia de la Caridad de la Habana, donde se encerraron los disidentes

La Iglesia confía que hechos semejantes no se repitan y que la armonía que todos anhelamos pueda realmente alcanzarse

Los trece disidentes cubanos encerrados en una iglesia desde hace dos días fueron desalojados en la noche del jueves del templo sin que los opositores ofrecieran resistencia, informó el Arzobispado de La Habana.

En un comunicado, el Arzobispado explicó que, ante la reiterada negativa de los disidentes a salir del templo habanero donde permanecían de forma «no autorizada», el cardenal Jaime Ortega «se dirigió a las autoridades correspondientes para que invitaran a los ocupantes a abandonar» el templo.

Ortega, máxima autoridad de la Iglesia Católica en Cuba, pidió también a las autoridades «salvaguardar la integridad» de los ocupantes.

A las nueve de la noche hora local, agentes que no portaban armas «invitaron» a salir del templo a los disidentes, que no ofrecieron resistencia.

Según la nota del Arzobispado, los agentes que llevaron a cabo la operación aseguraron que los disidentes serían trasladados inicialmente a una unidad policial y después conducidos a sus casas sin que vayan a ser procesados por este hecho.

Un portavoz del Arzobispado de La Habana dijo a Efe que no se produjo ningún tipo de violencia o conflicto durante la «retirada» de los disidentes.

«Se pone fin así a una crisis que no debió nunca producirse. La Iglesia confía que hechos semejantes no se repitan y que la armonía que todos anhelamos pueda realmente alcanzarse» concluye el comunicado del Arzobispado.

Los trece disidentes desalojados del templo de la Caridad de La Habana reclamaban reformas democráticas en la isla y que la Iglesia Católica actuase de mediadora para abrir un diálogo entre el Gobierno y la oposición.

Este acto de protesta causó malestar en la Iglesia Católica cubana que denunció que respondía a una «estrategia» tendente a crear «situaciones críticas» ante la llegada del Papa Benedicto XVI a la isla.

El pontífice visitará Cuba del 26 al 28 de marzo procedente de México, dentro de su segundo viaje a Latinoamérica -estuvo en Brasil en 2007- y primero a países de habla española de la región. (RD/Efe)

 

Autor

José Manuel Vidal

Periodista y teólogo, es conocido por su labor de información sobre la Iglesia Católica. Dirige Religión Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído