Laicos y Laicas de Osorno entregaron una carta al Papa Francisco en Bolivia

«La eclesiología de Juan Barros es la eclesiología de El Bosque que es igual a la eclesiología de Karadima»

"La voluntad de que sea nuestro obispo no ha hecho más que revictimizar a los que sufrieron los abusos"

"La eclesiología de Juan Barros es la eclesiología de El Bosque que es igual a la eclesiología de Karadima"
El polémico obispo de Osorno, Juan Barros

¿Cómo el Papa que anuncia tolerancia cero para abusadores de menores y sus relacionados, designa como obispo de Osorno a quién está implicado en el encubrimiento de los abusos sexuales del mayor pedófilo de la Iglesia en Chile, Fernando Karadima?

Estimado Papa Francisco: el 10 de Enero se hizo pública su decisión de nombrar a Juan Barros Madrid como obispo de la Diócesis de Osorno, Chile, la que desde sus inicios está marcada por la santidad. Sin embargo, la noticia que veníamos esperando hace tiempo en vez de unirnos, nos dividió; en vez de alegrarnos, nos entristeció.

¿Cómo el Papa que anuncia tolerancia cero para abusadores de menores y sus relacionados, designa como obispo de Osorno a quién está implicado en el encubrimiento de los abusos sexuales del mayor pedófilo de la historia de la Iglesia en Chile, como lo fue el sacerdote Fernando Karadima? ¿Podía el Papa, entonces Arzobispo de Buenos Aires, no conocer las implicancias que ese caso tuvo en su vecino país?

Al ver en el papado un modo de ser iglesia latinoamericano, conocedor de la realidad de nuestros países y de nuestra gente, y también que conoce la realidad de la Iglesia en Chile, teníamos la esperanza de que disyuntivas como las que hoy vivimos, no se presentarían. Sin embargo, llevamos 180 días en una situación que es insostenible, que pone en jaque la comunión eclesial y que pone a prueba la credibilidad de Iglesia como Pueblo de Dios. Por esto, su itinerario en Bolivia nos hace creer que, a pesar de la distancia geográfica, podrá palpar lo que estamos viviendo de cerca.

En Bolivia usted se encontrará con los olvidados. En Osorno nos hemos movilizado por ellos. La voluntad suya de que Juan Barros sea nuestro obispo, no ha hecho más que revictimizar a aquellos que sufrieron los abusos de quien fuera el mentor del obispo por más de 35 años y generar la sensación de impunidad en un contexto país donde las instituciones están ampliamente cuestionadas.

No sólo las acusaciones de encubrimiento que consta en el expediente del proceso penal, y la osada defensa de Barros a Karadima enviando cartas y viajando a Roma intercediendo por él, nos indican su reprochabilidad, sino que además, su participación documentada en «las correcciones fraternas» que no eran sino, juicios inquisitorios a las víctimas de su maestro, demuestran que él fue testigo del abuso de poder. Si la voluntad del papa es revictimizar a aquellos a los que la Iglesia prometió no dejar solos, ¿quiénes éramos nosotros, los laicos y sacerdotes, para no hacer nada ante esta injusticia?

 

 

En Bolivia usted se encontrará con los Movimientos Populares. En Osorno, se ha generado un Movimiento Eclesial Popular. Los laicos junto a nuestros pastores, hemos tomado conciencia de lo que significa ser comunidad cristiana. Así, nos hemos movilizado tanto institucional como públicamente para tocar puertas, las que muchos en el episcopado nos cerraron.

Elevamos preguntas para que nos ayuden a entender mejor lo que vivíamos, y los mismos nos dijeron que calláramos. Le enviamos cartas a usted, y su embajador ha dicho que «estuve a punto de enviarla». Así, ante esta actitud, casi toda la comunidad osornina se volcó al frontis de la catedral, con Velatones, Encuentros Nacionales, Marchas por las Víctimas y Misas masivas dedicadas al Discernimiento, la Oración y la Esperanza.

Porque comprendimos que si bien lo de Karadima no le bastó para imponernos un obispo al que no reconocemos como pastor, tal vez sí le interese saber que la situación del obispo Barros es insostenible: no puede celebrar confirmaciones porque los confirmandos le piden que lo haga otro sacerdote, no puede visitar comunidades pues la asamblea no asiste o simplemente se retira cuando llega sin aviso previo, los sacerdotes no lo reconocen para trabajar con él al igual que los religiosos, el aporte económico ha descendido y dentro del Pueblo Dios se ha generado una división entre los que están con él o no, donde la mayoría de laicos y agentes pastorales se oponen a él en una proporción de ocho a uno.

La figura de un obispo que se impuso el pasado 21 de Marzo y que interviene templos con la fuerza civil, en vez de unir ha dividido. Esto nos ha provocado un dolor como iglesia Diocesana pero también al obispo que usted decidió mantener, pues también está sufriendo y se niega a renunciar con su único argumento: «el santo padre me envió». En reiteradas ocasiones, le hemos señalado que esa obediencia es mal entendida, porque creemos que la voluntad del Papa no es dividir una comunidad ni hacer sufrir a un obispo. Nosotros somos obedientes al mensaje de usted no quedándonos callados frente a la injusticia.

Papa Francisco, en Bolivia usted se reencontrará con la Iglesia en América. En Osorno, tenemos la certeza que de este doloroso proceso, nuestra convicción es fruto de la misma Iglesia. Como laicos, hemos podido manifestarle al obispo nuestra oposición a un modelo eclesial de la Societas Perfectas, apegada al poder, que persigue al que piensa distinto y que gobierna por decreto. La eclesiología de Juan Barros es la eclesiología de El Bosque que es igual a la eclesiología de Karadima. Es por esto que le manifestamos que el daño causado por él y sus discípulos, no se reduce exclusivamente al abuso sexual sino que incluye el abuso de poder y una eclesiología que la misma Conferencia Episcopal ha catalogado de secta.

Para manifestarle este dolor y convicción, es que desde Osorno han peregrinado tres representantes nuestros para entregarle esta carta y poder dialogar con usted en Santa Cruz, Bolivia. Y en virtud de esto, es que ahora con cercanía geográfica y espiritual, por el bien de la Diócesis de Osorno y del mismo obispo Juan Barros, le solicitamos que procure su renuncia.

Fraternalmente en Cristo, y en representación de la Organización de Laicos y Laicas de Osorno, se despiden,

Mario Vargas Vidal
Juan Carlos Claret Pool
Felipe Navarrete Moya

Te puede interesar

Autor

Jesús Bastante

Escritor, periodista y maratoniano. Es subdirector de Religión Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leido