El New York Times sobre Francisco

Un Papa humilde, desafiando al mundo

El diario destaca su visión para transformar las problemáticas mundiales

Un Papa humilde, desafiando al mundo
El Papa, en el New York Times

Francisco es uno de los líderes mundiales de mayor aceptación

(La Nación).- El prestigioso diario The New York Times destaca la figura del papa Francisco y su visión para transformar las problemáticas mundiales cuando faltan pocos días para que pise suelo estadounidense, luego de su viaje por Cuba que inicia hoy.

«Francisco, el primer Papa latinoamericano, dejó su vida en Argentina para tratar de crear un papado más humilde, aunque con grandes ambiciones. Su empuje para el cambio ha despertado la esperanza y la ansiedad», precisa el diario, que en sus primeros párrafos destaca los cambios que hizo el Papa ni bien asumió su pontificado.

«Días después de la elección de Francisco, la voz llegó a la oficina de prensa del Vaticano que el nuevo pontífice estaba celebrando de forma inesperada una misa de mañana. Otros papas habían presidido anteriormente servicios por la mañana, cosa que el mundo y la oficina de prensa del Vaticano se darían cuenta que el Papa haría las cosas a su manera», relata.

Y continúa: «Esta misa fue ofrecida en la pequeña capilla de la casa de huéspedes del Vaticano, donde Francisco había elegido vivir – no, como en años anteriores, en el ornamentado palacio apostólico. Sus fieles no fueron los cardenales de la Curia Romana, sino los jardineros, conserjes y trabajadores de la oficina del Vaticano. Y Francisco no solo la presidía, sino que al igual que el Papa Juan Pablo II, la estaba oficiando y brindando, sin notas, como si fuera un simple sacerdote de la parroquia. Pero uno con un gran mensaje».

«La iglesia pide a todos a cambiar ciertas cosas», dijo Francisco en una de sus homilías de la mañana, mientras se invoca una lectura de la Escritura de San Pablo. «El nos pide que dejar de lado las estructuras decadentes – son inútiles.»

El diario destaca que «el simbolismo de los servicios de la mañana, que Francisco tiene ahora cuatro veces a la semana, es claro: un papado más humilde, donde el Papa es ante todo, un pastor para el rebaño, no un rey. Pero un papado más humilde apenas significa ambiciones papales más humildes. Francisco no sólo está tratando de cambiar la Iglesia Católica Romana. Él parece decidido a cambiar el mundo».

The New York Times afirma que «se espera que los Papas desafíen la sociedad, pero Francisco, de 78 años, que aterriza en Cuba hoy y se prepara para llegar a Washington el martes para su primera visita a los Estados Unidos, ha alcanzado una estatura global única en poco tiempo. Su humilde persona le ha hecho inmensamente popular, una figura sonriente sumergirse en multitudes en la Plaza de San Pedro. Habla en términos muy personales sobre personas desechados por la economía global, si los refugiados se ahogaron en el mar o las mujeres obligadas a prostituirse. Sus ampollas críticas a la destrucción del medio ambiente han aprovechado la atención del mundo».
Miedo al cambio

El matutino explica que Francisco es también es un táctico inescrutable cuya presión para cambiar la iglesia ha provocado ansiedad y esperanza – y algo de escepticismo. «Muchos conservadores proyectan sus miedos sobre él. Muchos liberales asumen que es un alma gemela. Otros argumentan que Francisco está menos preocupado por la izquierda o la derecha, ya que de lo que se trata de revertir es la disminución de la popularidad de la Iglesia en América latina y más allá.

Y concluye: «Francisco no ha revelado plenamente su mano. Pero ya su misión espiritual para poner a los pobres en el centro de la iglesia le ha permitido empuje al centro del debate mundial sobre cuestiones como el cambio climático, la migración y el post-2008 replanteamiento de la economía capitalista».

Autor

José Manuel Vidal

Periodista y teólogo, es conocido por su labor de información sobre la Iglesia Católica. Dirige Religión Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído