Ante la nube tóxica de Santiago

Chile llama a cuidar de la Casa Común

"El Papa Francisco a veces parece como una voz en el desierto"

Chile llama a cuidar de la Casa Común
La nube tóxica que el incendio ha provocado en la capital chilena

Debemos reconocer mejor nuestros compromisos ecológicos

(Jorge Concha, en Reflexión y Liberación).- Un derrumbe y luego un incendio en el vertedero Santa Marta oscureció anteayer el cielo de Santiago. Podría darse la paradoja de que la oscuridad nos ayuda a ver más claro. La nube más o menos tóxica -y toda una discusión al respecto- nos ha impactado a todos. Sin duda la calidad del aire ha sido dañada y sus efectos son resentidos especialmente por los niños, los adultos mayores, los enfermos crónicos y en general, todas las personas. Este hecho nos puede alertar sobre el frágil equilibrio de nuestro sistema ecológico, que redunda directamente en la calidad de nuestras vidas y en la salud pública a través del aire que respiramos y del agua que consumimos todos.

Junto con lamentar y solidarizar con quienes son los más directamente afectados, en Santiago y en otras ciudades, es igualmente ocasión para comprender mejor el llamado del Papa Francisco en su reciente encíclica «Laudato Si», un llamado que a veces parece como una voz en el desierto: el de cuidar nuestra «casa común» que, de tantos modos, grita para que la valoremos más. Esto a partir de un compromiso personal más lúcido por el cuidado y la promoción de la vida que ha sido puesta a nuestro cuidado por el Creador. Explica el Santo Padre: «Es un bien para la humanidad y para el mundo que los creyentes reconozcamos mejor los compromisos ecológicos que brotan de nuestras convicciones».

Lo que se nos vuelve en contra con el humo más o menos tóxico que respiramos es lo mismo que botamos, que desechamos como basura. Es una oportunidad para crecer más en conciencia, ser más responsables, y cuidar más nuestra integración ecológica, necesaria para una mejor calidad de vida.

Al mismo tiempo, es evidente un urgente llamado a la responsabilidad de las autoridades a velar con las herramientas que están en sus manos a cuidar, pensando en el presente y en el futuro -previsión-, el bien común básico elemental como es la calidad del aire, del suelo y del agua, con una exigente primacía del bien común ante criterios de conveniencia económica, que buscan el menor costo y la mayor utilidad.

La autoridad que regula, que cuida la salud pública, que educa, frente a los desafíos del presente, pero que también lo hace con criterio previsor.

+Monseñor Jorge Concha Cayuqueo

Obispo Auxiliar de Santiago

  

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

José Manuel Vidal

Periodista y teólogo, es conocido por su labor de información sobre la Iglesia Católica. Dirige Religión Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído