Critica a James Martin por poner en entredicho la relación entre doctrina y misericordia

Chaput advierte que las disputas sobre la moral sexual están llevando a «una ‘Reforma 2.0′»

Las cuestiones son diferentes, pero la "gravedad" de lo que está en juego "es igual de real"

Chaput advierte que las disputas sobre la moral sexual están llevando a "una 'Reforma 2.0'"
Charles Chaput

La campaña contra Martin es "la perfecta imagen invertida del sarcasmo venenoso, desdén y cultivo sistemático del escepticismo y disenso" que ha marcado la Iglesia "progresista" durante décadas

(Cameron Doody).- Las disputas sobre la moral sexual están llevando la Iglesia a una segunda Reforma, en la que la «gravedad» de lo que está en juego «es igual de real» que en la de Lutero y «las consecuencias serán igual de trascendentes». Esta es la forma en la que se ha referido el arzobispo de Filadelfia, Charles Chaput, a la polémica suscitada por el libro pro-acercamiento a las personas LGBT del jesuita James Martin. Tomo que, dice, ha puesto en entredicho la relación entre la misericordia, la doctrina y el juicio personal en la teología católica.

Aunque en un artículo publicado en el portal First Things, el arzobispo de Filadelfia lamenta la cantidad de insultos «inexcusablemente feos» que se ha lanzado a Martin por su libro -sobre todo por parte de la extrema derecha católica- esta invectiva no le excusa al jesuita de «una crítica legítima y seria que no tiene nada que ver con el rencor personal».

Según Chaput, el libro de Martin -que desde su título mismo, Building a Bridge, aboga por «construir un puente» entre la Iglesia y el colectivo LGBT- no trata, como muchos han alegado, «de si estamos dispuestos o no de eliminar el fariseísmo de la vida de la Iglesia». Lo que está en juego en la polémica es nada más y nada menos, sostiene el arzobispo de Filadelfia, que el papel del juicio crítico, del que el fariseísmo supuestamente está lleno pero que «templado por la misericordia, y fiel a las Escrituras y la doctrina constante de la Iglesia, es una obligación del discipulado católico, especialmente en las cuestiones morales, y especialmente en la erudición católica».

Así, el arzobispo Chaput acusa a Martin de haber suscitado «aprensión y críticas» entre los fieles con su negación de esta teología y con sus «ambigüedades» sobre la actitud que debe tener la Iglesia con las personas LGBT. Miedos que han provocado el enojo desatado de los elementos de la Iglesia ultraconservadora que montaron la campaña despiadada contra Martin, pero que -por mucho que Chaput la considere a esta campaña «un contra-testimonio destructivo al Evangelio»- no deja de ser por este hecho «la perfecta imagen invertida del sarcasmo venenoso, desdén y cultivo sistemático del escepticismo y disenso» que ha marcado la Iglesia «progresista» durante décadas.

Es de esta forma, en fin, que el arzobispo de Filadelfia llega a situar la culpa de que estemos a las puertas de otra Reforma firmemente en el jesuita y la Iglesia «progresista» que supuestamente la apoya. «De muchas maneras», concluye el prelado -no menos las del enfado que está provocando James Martin y el disenso que fomenta- «nuestra época se parece a la inquietud generalizada que había al filo de la Reforma», y así a «una especie de momento ‘Reforma 2.0′».

Te puede interesar

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

José Manuel Vidal

Periodista y teólogo, es conocido por su labor de información sobre la Iglesia Católica. Dirige Religión Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído