Piden una modernización de las instituciones "para que sean en verdad democráticas"

Los obispos chilenos advierten de la «profunda desconfianza» del pueblo «por la colusión entre política y dinero»

"Algunos programas políticos responden a cálculos electorales más que a una gran idea de país", denuncian

Los obispos chilenos advierten de la "profunda desconfianza" del pueblo "por la colusión entre política y dinero"
El Papa Francisco, con algunos de los obispos chilenos Agencias

Creemos que los hermanos inmigrantes, muchas veces sufrientes y solos, deben ser acogidos, protegidos, integrados y promovidos en una fraternidad real y sincera

(C. Doody/Agencias).- La política «sirve al ‘bien común’, es decir, vela por el bien de todos, defiende derechos universales, respeta diferencias y se preocupa por los más débiles». Los obispos chilenos acaban de lanzar semejante recordatorio a los políticos del país en su primera carta pastoral en cinco años, advirtiendo a su vez a los servidores públicos que «la política no puede olvidar jamás que su centro y su fin es el ser humano».

La Conferencia Episcopal chilena publicó esta martes la carta pastoral -que tiene por título «Chile, un hogar para todos»– en la que hace un análisis de la situación del país justo antes de las próximas elecciones del 19 de noviembre y de la visita del Papa Francisco del 15 al 18 de enero, y en la que trata temas como el aborto, el conflicto mapuche o las campañas electorales.

La carta advierte a la clase política de la «profunda desconfianza» del pueblo chileno debido a una «sensación de promesas incumplidas», y asegura que en el país, «como en otros lugares del mundo, la actividad política está hoy, por desgracia, desprestigiada».

«Algunos programas políticos fácilmente responden a cálculos electorales más que a una gran idea de país. Se ha introducido una profunda desconfianza por la colusión entre política y dinero, y por una sensación de promesas incumplidas», remarca.

El documento añade que «la necesaria denuncia de toda corrupción no puede condenar a la política en su conjunto. Por el contrario, el actual desprestigio hace urgente que la ciudadanía ejerza su responsabilidad cívica y que modifique profundamente el modo de hacer política».

«Animamos a nuestros compatriotas, especialmente a los jóvenes, a aportar sus mejores sueños para Chile participando activamente en los partidos y movimientos políticos», expresa el documento que concluye: tenemos que hacernos cargo de esta dramática pregunta: «¿Qué hogar, qué sociedad, qué Chile espera a quien abandona la cárcel?».

Por otro lado, en su análisis sobre las cárceles en el país, la Iglesia manifiesta su preocupación por «el hacinamiento y pésima condición de los centros de detención y cumplimiento de penas, que no posibilitan la corrección e reinserción social de las personas privadas de libertad».

Asimismo reitera su deseo «de que la sociedad ofrezca a privados de libertad con enfermedades terminales o en grave deterioro de sus facultades mentales, cualquiera haya sido la razón de su condena, la posibilidad de terminar su cumplimiento con arresto domiciliario. Es una manera de cumplir con la justicia, sin impunidad, pero con clemencia«.

La carta pastoral asimismo sostiene que «se hace urgente una modernización de la vida política y sus instituciones para que sean en verdad democráticas y puedan enfrentar los grandes problemas estructurales».

Junto con mencionar la necesidad de descentralizar el país, sostiene que en La Araucanía «esperamos que el fruto de la última comisión asesora presidencial -en la que la Iglesia ha tenido una gravitante participación- y las políticas anunciadas verdaderamente puedan traducirse en caminos de paz y justicia para una región que lleva mucho tiempo sumida en conflictos».

«Otro hecho relevante -agrega el documento- es el de la inmigración. Creemos que los hermanos inmigrantes, muchas veces sufrientes y solos, deben ser acogidos, protegidos, integrados y promovidos en una fraternidad real y sincera, que los considere un aporte a la casa común y les abra fraternalmente las puertas del hogar, ofreciéndoles condiciones dignas y humanas de vida y trabajo, evitando todo tipo de discriminación».

Para leer la primera parte de la Carta Pastoral, pinche aquí:

Para leer la segunda, pinche aquí:

Para leer una síntesis, pinche aquí:

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

José Manuel Vidal

Periodista y teólogo, es conocido por su labor de información sobre la Iglesia Católica. Dirige Religión Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído