Primer trayecto fuera de Europa

Los peregrinos del Camino de Santiago llegan… hasta Brasil

21 km en la isla de Florianópolis

Los peregrinos del Camino de Santiago llegan... hasta Brasil
Camino de Santiago en Florianópolis

Una picada de 21 kilómetros que cruza 4 iglesias, varios senderos, tiene vistas increíbles de las playas del sur de Brasil, y se ha constituido en el tramo brasileño de la famosa ruta compostelana

La isla de Florianópolis, en el estado de Santa Catarina, cuenta desde el pasado mes de octubre con el primer Camino de Santiago de Compostela fuera de Europa, una picada de 21 kilómetros que cruza 4 iglesias, varios senderos, tiene vistas increíbles de las playas del sur de Brasil, y se ha constituido en el tramo brasileño de la famosa ruta compostelana.

«Fue un pedido que realizaron los peregrinos a la iglesia de Santiago y que fue aceptado. Son 21 kilómetros con la misma señalización que se utiliza en el Camino compostelano, que pueden ser usados para completar los kilómetros en Europa», dijo a Télam el superintendente municipal de turismo de Florianópolis, Vinicius De Luca Filho.

Tal como sucede en los caminos que conducen a Santiago de Compostela, los peregrinos que hagan el trayecto de los 21 kilómetros recibirán la ‘Credencial’, que es el pasaporte donde se colocan los sellos que acreditan que se realizó un tramo del Camino compostelano, necesarios si se llega a la capital de Galicia para obtener ‘La Compostela’.

Este nuevo atractivo, que en poco tiempo ha revitalizado la zona norte de la isla donde los peregrinos se alojan en los hoteles para realizar el camino, forma parte de la promoción turística que está desarrollando la isla más allá de sus conocidos destinos de playa.

 

 

«En la isla hay más de 50 senderos, la mayor parte con muy buena señalización y niveles de dificultad diversos que se pueden recorrer todo el año», precisó De Luca Filho.

Recomendó el período de marzo a diciembre, donde las tarifas de los hoteles y restaurantes están más bajas, «se puede disfrutar de la playa y la naturaleza y hasta el tránsito es más tranquilo».

«Estos senderos se encuentran en toda la isla y algunos tienen más de 100 años de historia; además contamos con más de 150 guías bien formados y calificados que conocen la historia de estos senderos y pueden transformar una simple caminata en una experiencia turística única», agregó.

Con más del 50 por ciento del territorio como reserva natural, los paisajes que se recorren durante la travesía por los senderos es inigualable: árboles gigantes, formaciones rocosas que se asoman por el azul del mar, cascadas, cavernas, la tupida vegetación de la Mata Atlántica, y construcciones del siglo XVIII, como los ingenios de mandioca donde se producía la harina.

«Además -añadió el funcionario- hay muy buena infraestructura, tanto hotelera como gastronómica. En los últimos años se han instalado muchos restaurantes internacionales, tanto en el centro de la ciudad como en Lagoa da Conceicao y en el norte de la isla, con precios para todos los gustos, algo inimaginable hace 10 o 15 años atrás».

(RD/Télam)

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Jesús Bastante

Escritor, periodista y maratoniano. Es subdirector de Religión Digital.

Lo más leído