Los obispos debaten sobre los retos de la realidad pastoral y social de país

Arancedo deja la presidencia de la Iglesia argentina pidiendo «compartir con los pobres»

"Aparecida nos habla de la opción por los pobres como una 'página implícita de la cristología'"

Arancedo deja la presidencia de la Iglesia argentina pidiendo "compartir con los pobres"
José María Arancedo Conf. Ep. Argentina

José María Arancedo, pidió a Dios que conceda a los obispos "los dones de su Espíritu para vivir y asumir este momento de particular trascendencia en la vida y el camino pastoral"

La 114° Asamblea Plenaria de la Conferencia Episcopal Argentina comenzó en la tarde de este lunes en la casa de retiros «El Cenáculo de Pilar» con la participación de 109 obispos. El primer bloque fue dedicado al intercambio pastoral donde los obispos presentaron sus inquietudes sobre diversos temas de la realidad pastoral y social del país.

Luego los obispos presentaron sus opiniones sobre los desafíos que deberían ser abordados en los próximos tres años en diversos ámbitos: el anuncio del Evangelio, la vida interna de la Iglesia, el servicio al bien común en el país y «el servicio episcopal en una Conferencia que ha ido creciendo en los últimos años en cantidad de obispos«, señalan desde la CEA.

Tras esto, se hizo presente monseñor Paul Gallagher, secretario para las Relaciones con los Estados de la Secretaría de Estado de la Santa Sede, quien está en la Argentina invitado por el gobierno nacional.

El «canciller» del Vaticano dio precisiones sobre la realidad y desafíos de la Iglesia en diversas partes del mundo y las actividades propias de la Secretaría que preside.

La jornada concluyó con la celebración de la Eucaristía presidida por el presidente de la CEA, monseñor José María Arancedo, y concelebrada por los miembros de la Comisión Ejecutiva.

En la jornada de ayer, el todavía presidente, José María Arancedo, pidió a Dios que conceda a los obispos «los dones de su Espíritu para vivir y asumir este momento de particular trascendencia en la vida y el camino pastoral» de la Conferencia Episcopal Argentina.

 

 

En la misa de apertura, el prelado afirmó que la palabra de Jesús que nos dice «cuando des un banquete, invita a los pobres…» ayuda a disponerse a vivir la 1° Jornada Mundial de los Pobres, que el papa Francisco instituyó y convoca a celebrarla como fruto del año de la Misericordia.

«Aparecida nos habla de la opción por los pobres como una ‘página implícita de la cristología’. Es la riqueza de este camino teológico pastoral que Francisco ha asumido y lo ha querido añadir a las: Jornadas mundiales establecidas por sus predecesores. Francisco nos habla de reaccionar ante una ‘cultura del descarte y el derroche’, que nos ‘disponga a compartir con los pobres cualquier acción de solidaridad, como signo de encuentro y de fraternidad’. Esto nos abre todo un programa de acción pastoral», sostuvo.

El arzobispo aseguró que esa jornada «está dirigida en primer lugar a la Iglesia, pero es una invitación a todos los hombres y mujeres de buena voluntad a mantener: ‘la mirada fija en quienes tienden sus manos clamando ayuda y pidiendo nuestra solidaridad'», y agregó: «Es un mensaje profundamente evangélico, ecuménico y social porque parte de la fe en un Dios que es Padre y Creador, pero también desde Jesucristo que: ‘que por su encarnación, está unido de algún modo a cada ser humano'».

«Queridos hermanos, en esta asamblea termina mi servicio a la Conferencia Episcopal desde la presidencia. Solo me queda dar gracias a Dios y a ustedes, en quienes he encontrado comprensión, colaboración y caridad para acompañarme. Destaco el trabajo de todas las personas de la Secretaria General a quienes mucho les debo. Que el Señor supla con su misericordia, y ustedes sepan disculpar, aquello en lo que no he respondido plenamente. Que María Santísima, nuestra Madre de Lujan, nos siga acompañando con su maternal presencia», concluyó.

Hoy, tras la celebración eucarística de la mañana, se dio inicio a la preparación del proceso eleccionario con un momento de adoración eucarística, una meditación de monseñor José Ángel Rovai (obispo emérito de Villa María) sobre el servicio que presta la CEA y sus autoridades a la Iglesia y reuniones en círculos menores para conversar sobre los posibles candidatos.

Por la tarde se iniciará el proceso electivo con las votaciones para conformar la Comisión Ejecutiva, las presidencias de comisiones que integran la Comisión Permanente y los delegados de regiones pastorales.

 

 

(RD/Aica)

Autor

Jesús Bastante

Escritor, periodista y maratoniano. Es subdirector de Religión Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído