Francisco probó las sopaipillas chilenas

El papa visitó el santuario del Padre Hurtado

Saludó e impartió su bendición a los miembros del "Hogar de Cristo"

El papa visitó el santuario del Padre Hurtado
El Papa, en la tumba de San Alberto Hurtado

Bendiga el Señor el corazón de todos nosotros y que esto que compartimos enseñe también a compartir la vida y después el cielo

El papa Francisco concluyó la primera jornada oficial de su visita a Chile visitando el santuario del jesuita San Alberto Hurtado y probando uno de los productos típicos del país: las sopaipillas.

La larga jornada concluyó con una reunión con unos 90 miembros de la Compañía de Jesús, a la que pertenece el papa, y que es un acto habitual en sus viajes.

Después saludó e impartió su bendición a los miembros del «Hogar de Cristo», que se ocupa de los más desfavorecidos y que fundado por San Alberto Hurtado, y otras organizaciones.

Al papa Francisco se le hizo probar una de las miles de sopaipillas, unas croquetas a base harina de maíz y batata, que hizo Sonia Castro, cocinera y activa participante de la parroquia Jesús Obrero, ubicada junto al santuario, para distribuir en esta ocasión.

El papa pareció apreciar la sopaipilla, según lo hizo saber a Sonia Castro y su hija Isabel.

«El señor bendiga este alimento que fue hecho por ustedes mismos. Bendiga las manos que lo hicieron, las manos que lo reparten y las manos que lo reciben», dijo.

«Bendiga el Señor el corazón de todos nosotros y que esto que compartimos enseñe también a compartir la vida y después el cielo«, agregó.

Y concluyó bromeando: «Y ojo que en la bendición no pedí que no cayera mal al hígado porque tiene muy buen olor».

 

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

José Manuel Vidal

Periodista y teólogo, es conocido por su labor de información sobre la Iglesia Católica. Dirige Religión Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído