El Intereclesial de las CEBs de Brasil descubre cómo "Dios habita en la ciudad"

Comunidades Eclesiales de Base: una caminada inspirada en la Biblia enfrentando los desafíos urbanos

Instan a "hacer una caminada histórica con los pobres, sin miedo de ensuciarse las manos"

Comunidades Eclesiales de Base: una caminada inspirada en la Biblia enfrentando los desafíos urbanos
Las CEBs, fuerza de los marginales en la Iglesia arquidioceselondrina.com.br

Uno de los grandes desafíos de las CEBs hoy es salir a la calle, "juntarse a los movimientos que luchan por un nuevo rumbo en la historia". Las CEBs no pueden dejar de "defender los derechos ya conquistados"

(Luis Miguel Modino, corresponsal en Brasil).- El método ver, juzgar y actuar es un sistema de análisis de la realidad que en la Iglesia cobró importancia después del Vaticano II, especialmente en América Latina. Las Comunidades Eclesiales de Base (CEBs), siempre se han basado en esta forma de análisis. En el 14º Intereclesial de las CEBs de Brasil, que se está celebrando en Londrina de 23 a 27 de enero, para reflexionar sobre los desafíos del mundo urbano, esta dinámica está marcando el devenir de los trabajos.

Tras un análisis de la realidad, basado en la actual y complicada coyuntura política y social por la que Brasil pasa, a partir de la reflexión del sociólogo Pedro Ribeiro de Oliveira, y de las problemáticas del mundo urbano, presentadas por la profesora Raquel Rolnik, el juzgar ha tenido como punto de partida la reflexión bíblica y teológico-pastoral, para desde ahí buscar caminos de compromiso práctico.

En las Comunidades Eclesiales de Base la Palabra es un elemento fundamental, pues ella «acompaña nuestra caminada, sostiene nuestra resistencia y, sobre todo, fortalece nuestra espiritualidad de CEBs en la caminada por nuestros derechos, de nuestra ciudadanía, de nuestros ser persona en esta Casa Común», como afirma la biblista Tea Frigerio, Asesora de las CEBs em Brasil.

Somos llamados a descubrir en Jesús a aquel que oye «el grito de la viuda, el huérfano, el extranjero, del enfermo, de aquel a quien el Imperio Romano excluía, de aquellos que la religión ponía al margen», siendo presencia de «Aquel que ve, oye, conoce el grito del pobre, del excluido, del marginado». Jesús indica el camino a seguir para hacer realidad un nuevo modo de vivir, a partir de la reconstrucción de las relaciones de la casa, que en el mundo greco romano, con Pablo, se va a traducir en «ekklesia», que se hace presente en las periferias, en una opción de estar entre los últimos, en salida, en camino, que va más allá de la religión.

Nunca podemos olvidar que las comunidades cristianas nacieron como un grito de esperanza, como algo insignificante y ridículo, integradas por «marginales». Sin duda, una reflexión interesante cuando se quiere imponer una Iglesia elitista, basada en el poder y encerrada en su propio confort.

«Es necesario descender para hacer una caminada histórica con los pobres, sin miedo de ensuciarse las manos», según el teólogo Manoel Godoy, quien afirma que la opción por los pobres es algo a lo que las CEBs nunca pueden renunciar, tiene que ser la marca de la pastoral de las comunidades de base, sabiendo que sólo «nos liberamos en comunión». Uno de los grandes desafíos de las CEBs hoy es salir a la calle, «juntarse a los movimientos que luchan por un nuevo rumbo en la historia». Las CEBs no pueden dejar de «defender los derechos ya conquistados».

En ese sentido, el Papa Francisco, según Godoy, «es un empujón», alguien que llama a no dejar de lado las luchas, pues todavía falta una mayor participación en la transformación de la sociedad. El teólogo brasileño decía que la sociedad está anestesiada por los medios de comunicación elitistas, pero las CEBs tienen que continuar siendo combativas, ocupar espacios, pues esa siempre ha sido una de sus características.

No podemos olvidar que el Papa Francisco nunca se calla para denunciar los pecados del capitalismo excluyente y asesino, que prioriza el lucro sobre la persona. También con el Papa, él hablaba de los desafíos y tentaciones que se hacen presentes en las CEBs, ante lo que es necesario asumir apelos, pues las comunidades nunca pueden perder la esperanza.

El 14º Intereclesial de las Comunidades de Base está sirviendo para reflexionar sobre elementos que están presentes en la vida urbana y que necesitan de la presencia de los cristianos y de la Iglesia. En diferentes parroquias de Londrina se han reunido los delegados para participar de talleres que ayuden a encontrar pistas que enfrenten estos desafíos que hacen referencia a los movimientos populares, la ecología, la sanidad, los medios de comunicación y nuevas tecnologías, la violencia, la educación, la cultura y el ocio, las políticas habitacionales, la movilidad urbana, el mundo del trabajo, el ecumenismo y pluralismo religioso, la democracia y, por último, las juventudes.

Para el cardenal Sergio Rocha, presidente de la CNBB, Conferencia Nacional de los Obispos de Brasil, por sus siglas en portugués, que se ha hecho presente en el 14º Intereclesial, la mayor riqueza que tenemos es la esperanza, de la que dan testimonio quienes se organizan en comunidad.

El Arzobispo de Brasilia mostraba la importancia de la comunión dentro de cada comunidad y con la Iglesia como un todo, de la misión, que conduzca a quien vive su fe en las comunidades eclesiales de base a estar en salida para responder a los clamores del pueblo. Junto con eso, destacaba la importancia de los laicos, fuerza viva de las comunidades, especialmente en el Año del Laicato, que la Iglesia de Brasil está celebrando este año. Al mismo tiempo insistía en el deseo del episcopado brasileño de caminar junto con las CEBs de todo Brasil.

El punto fundamental en la vida de las comunidades eclesiales de base es la vida cotidiana, el compromiso ante la realidad en la que cada uno vive, cómo actuar en el día a día. En un mundo urbano, donde las relaciones son complicadas y las problemáticas aumentan, la socióloga Solange Rodrigues, afirmaba la necesidad de descubrir que «Dios habita en la ciudad». Desde ahí, quien se dice cristiano, quien vive su fe en las comunidades eclesiales de base, es desafiado a luchar para que se hagan realidad mejores condiciones de vida: casa con unas infraestructuras mínimas, escuelas, hospitales, medios de transporte.

El Papa Francisco es alguien que continuamente se manifiesta en ese sentido, como constata el historiador Sergio Coutinho, y muestra el camino a seguir por las comunidades eclesiales de base. Las tres tes de Francisco, Tierra, Techo y Trabajo, se han convertido en instrumento que anima las luchas de los movimientos sociales y que también debe animar la caminada de las comunidades eclesiales de base.

Según Sergio Coutinho es necesario el compromiso político de quien vive su fe en las CEBs, inclusive la participación en los partidos políticos. Nunca olvidemos las palabras de Arnold J. Toynbee, «el mayor castigo para quienes no se interesan por la política es que serán gobernados por personas que sí se interesan».

Para leer todos los artículos del autor, pincha aquí:


Te puede interesar

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

José Manuel Vidal

Periodista y teólogo, es conocido por su labor de información sobre la Iglesia Católica. Dirige Religión Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído