El 8 de febrero se celebra la Jornada Mundial de Oración y Reflexión

La Red Un Grito por la Vida se moviliza en la Jornada Mundial contra la Trata

Son necesarias actitudes proféticas para luchar contra esta plaga vergonzosa

La Red Un Grito por la Vida se moviliza en la Jornada Mundial contra la Trata
La Red de Lucha contra la Trata, en Brasil Luis Miguel Modino

Es necesario que la sociedad reaccione ante este tipo de situaciones, hacer realidad aquello a lo que el Papa Francisco invitaba en sus palabras, "unir fuerzas para prevenir la trata y garantizar la protección y asistencia a las víctimas"

(Luis Miguel Modino, corresponsal en Brasil).- Luchar contra la trata de personas es uno de los grandes desafíos de la sociedad del siglo XXI. En una sociedad donde todo tipo de explotación se ha convertido en algo cotidiano y visto como «normal» por una buena parte de la sociedad, son necesarias actitudes proféticas que lleven al mundo a preguntarse y luchar contra todo aquello que pone en tela de juicio nuestra condición humana.

La Iglesia católica ha levantado la voz contra esa lacra social, comenzando por el Papa Francisco, quien en la Audiencia General de este miércoles, recordando que el 8 de febrero, en la fiesta de Santa Bahkita, se celebra la Jornada Mundial de Oración y Reflexión contra la Trata, no ha dudado en definirla como «una plaga vergonzosa».

En un mundo que se empeña en cerrar fronteras, lo que haría posible un flujo migratorio más seguro y humano, el Papa Francisco ha constatado que «muchos inmigrantes deciden aventurarse por otras vías, donde a menudo se encuentran con abusos de todo tipo, explotación y la esclavitud». No podemos olvidar que las redes criminales que operan en ese campo se sirven de estrategias perversas, lo que por otro lado, crea un clima social contrario a las víctimas, que en la gran mayoría de los casos sólo buscan condiciones de vida que les permitan la subsistencia.

Es necesario que la sociedad reaccione ante este tipo de situaciones, hacer realidad aquello a lo que el Papa Francisco invitaba en sus palabras, «unir fuerzas para prevenir la trata y garantizar la protección y asistencia a las víctimas». Junto con esto, el Obispo de Roma, ha pedido que Dios «convierta el corazón de los traficantes».

 

 

Las palabras del Papa son importantes, pero junto con eso, hemos de destacar que el trabajo en la base es lo que provoca los cambios sociales. En ese sentido, la Red un Grito por la Vida está llevando a cabo una serie de actos en todo Brasil, que ayuden a la gente a tomar conciencia de las consecuencias de la trata y como juntos podemos cambiar esta realidad y acabar con esta lacra.

El Núcleo de la Red un Grito por la Vida de Manaos está llevando a cabo una serie de movilizaciones con programas de radio y presencia en puntos estratégicos de la ciudad, donde han sido colocados stands en los que un gran número de personas están recibiendo información sobre la trata, lo que puede ayudar a combatir este crimen tan presente en la Amazonia brasileña, donde el número de víctimas aumenta constantemente.

Conscientes de esta problemática, los obispos del Regional Norte 1 de la Conferencia Nacional de los Obispos de Brasil, que engloba las diócesis y prelaturas de los estados de Amazonas y Roraima, reunidos en estos días en Tabatinga, también han recordado y rezado para pedir a Dios el fin de la trata de personas, actitud que se va repetir en diversas comunidades de la región donde se están llevando a cabo vigilias de oración a lo largo de la semana.

Para leer todos los artículos del autor, pincha aquí:

 

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Jesús Bastante

Escritor, periodista y maratoniano. Es subdirector de Religión Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído