Se comienza a vislumbrar un nuevo modelo de parroquia en el DF

El cardenal Aguiar no quiere parroquias que funcionen como «gallineros» ni párrocos «gallitos»

Los cambios planteados por el primado de México se reciben con cierto escepticismo

El cardenal Aguiar no quiere parroquias que funcionen como "gallineros" ni párrocos "gallitos"
En el centro Carlos Aguiar Retes, arzobispo primado de México

En encuentro en la II Vicaría de la Arquidiócesis de México, nuevamente expresa su pretendida reforma al modelo de parroquia

(Guillermo Gazanini, corresponsal en México).- Desde el 5 de febrero, Carlos Aguiar Retes es arzobispo primado de México. Las expectativas en torno a su nombramiento generaron diversos puntos de vista en relación a una reestructuración de la pastoral y, a la vez, el reordenamiento de las instancias administrativas y económicas de una Arquidiócesis asentada en la ciudad capital de casi nueve millones de habitantes.

En casi dos meses, Aguiar Retes ha visitado tres vicarías de esta Arquidiócesis. En esos encuentros, se comienza a vislumbrar el nuevo modelo de parroquia o tal vez una figura que podría suceder la entidad parroquial actual la cual, como expresó el cardenal Aguiar, guarda formas rurales que no corresponden al ambiente urbano.

La tarde del jueves 22 de marzo, y de acuerdo con información publicada en el sitio del Sistema Informativo de la Arquidiócesis de México, abundó en el sentido y forma de sus restructuraciones ante el clero, agentes de evangelización y laicos comprometidos de la II Vicaría «Cristo Rey». Tres elementos esenciales fueron los comentados por el Arzobispo Primado: La comunión pastoral, los modelos parroquiales y la naturaleza del diaconado permanente.

Para Aguiar, la Arquidiócesis de México podría ir en el camino equivocado a pesar del respaldo del II Sínodo, el sucesivo camino sinodal y las asambleas anuales. En la actualidad, las ocho vicarías arquidiocesanas, dotadas de cierta autonomía, organizan su pastoral a través de planes propios según las condiciones sociales, culturales, religiosas y económicas de esas zonas específicas de la Ciudad de México; sin embargo, se pretende una vuelta de hoja para centralizar la pastoral en un plan general común y sin distinciones específicas. Según apuntó en la reunión ante la vicaría encabezada por el auxiliar Mons. Carlos Briseño Arch, se trata de consolidar la «unidad operativa» y aunque reconoció la existencia de «potencialidades», cada vicaría está «funcionando por su lado».

El modelo hasta hoy vigente vendría a ser como una especie de «supermercado» religioso, mismo que estaría a gusto de los fieles ofreciéndole los mejores servicios. La solución serán las famosas «unidades pastorales» sobre las que abundó el arzobispo: «levantar los límites parroquiales en el entorno de un territorio, y formar equipos de sacerdotes, uno que coordine en todas esas parroquias los equipos de Liturgia, otro los de los Jóvenes, otro los de los Adultos Mayores, y que todos los agentes de pastoral se conozcan y trabajen juntos.Esto fortalecería el tejido social y nos ayudaría a salir del individualismo y del anonimato social, a volver a identificarnos como vecinos, a tratarnos nuevamente a través de la fe».

Actualmente, el funcionamiento de las vicarías de pastoral de la Arquidiócesis de México sigue el modelo de decanato que reúne a un conjunto de parroquias para llevar a cabo los planes pastorales de cada vicaría. No es claro si, con las llamadas «unidades pastorales» el decanato sería relevado para iniciar esos límites a los que se refiere el prelado.

Una de las circunstancias que llamó la atención es cómo el cardenal se refirió al modelo donde cada párroco vive en su casa de manera que pueda tener respuesta efectiva a las necesidades de los fieles. La nueva intención es vivir en un lugar común para «dar testimonio muy fuerte de que formamos una comunidad, de que no vivimos aislados». Para el cardenal Aguiar, el defecto parece ser claro: «si cada parroquia sigue siendo el gallinero de un gallito, y cada quien con su gallinerito, el sacerdote se convierte en un funcionario de la institución eclesial, pero no en un pastor, y menos una comunidad de pastores».

Por otro lado, sobre los diáconos permanentes, expresó también la necesidad de reorientar ese ministerio basado en un «nuevo proyecto» de acuerdo a sus carismas. Se trata de que «me ayuden a mí», a decir del arzobispo, cada diácono permanente debe ser «un hombre de mundo que sirve de puente entre lo social y lo eclesial».

A unos días de su entronización, Carlos Aguiar Retes parece acelerar el paso a los cambios administrativos en la arquidiócesis. En una entrevista publicada por El Universal, el lunes 19 de marzo, insistió en la articulación de esfuerzos que parecen aislados. La clave es lograr poner esfuerzos en conjunto para «entusiasmar» a la gente. La urgencia sobre estos cambios es inmediata y el Primado de México planea echarlas a andar en breve así como el reordenamiento de la economía e implementar un esquema distinto en la formación sacerdotal para que los aspirantes al presbiterio tengan una etapa intermedia donde trabajen en un empleo secular, además de considerar una posible transformación del seminario menor.

Sin embargo, más que resistencias u oposición, los cambios planteados por Carlos Aguiar se reciben con cierto escepticismo entre algunos sectores del clero arquidiocesano porque, de manera inicial, no han surgido canales de profundización y diálogo que analicen detenidamente las formas más viables de aplicación de estas transformaciones conforme a las necesidades de millones de fieles católicos atendidos por casi cuatrocientas parroquias que afrontan, todos los días, realidades sociales diversas, variopintas e increíbles que hacen de la gran Ciudad de México, la capital compleja y secularizada

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

José Manuel Vidal

Periodista y teólogo, es conocido por su labor de información sobre la Iglesia Católica. Dirige Religión Digital.

Lo más leído