El nuevo inspector salesiano comparte las prioridades de su misión en Brasil

Jefferson Luis Santos: «No venimos a la Amazonia a imponer o enseñar pero sí a aprender»

"Es ver lo que los indígenas nos ofrecen, lo que ellos nos dicen, lo que ellos nos enseñan"

Jefferson Luis Santos: "No venimos a la Amazonia a imponer o enseñar pero sí a aprender"
Jefferson Luis Santos, nuevo inspector salesiano en la Amazonia Inspetoria São Domingos Sávio

Hoy la lectura que la Iglesia hace, al menos yo lo entiendo así, es venir para aprender, venir para recibir, y nada más concreto que estar en la región Amazónica, una región rica en pueblos indígenas

(Luis Miguel Modino, corresponsal en Brasil).- El Padre Jefferson Luis Santos es desde el pasado mes de febrero Inspector de los Salesianos de la Amazonia brasileña, en que asumió su nuevo servicio al frente de la Inspectoría San Domingos Savio. Los salesianos siempre han tenido una profunda unión con la Amazonia, donde poco a poco han surgido muchas vocaciones, también entre los pueblos indígenas, de quienes se debe estar dispuesto a aprender .

En esta entrevista, el nuevo Inspector analiza la realidad de la Congregación en la región y cuales son las prioridades de su misión evangelizadora en la Amazonia. También expresa su opinión sobre el Sínodo de los Obispos de la Panamazonia, donde pretenden colaborar desde la dimensión de la misionariedad, aspecto que él dice ser inherente al carisma de los hijos de Don Bosco.

En ese sentido, no podemos olvidar que se trata de alguien que nació en la Amazonia, en Belem, capital del estado de Pará, y que ha desarrollado su trabajo pastoral en la región, lo que hace que sus palabras puedan tener una mayor autoridad a la hora de reflexionar sobre el proceso sinodal.

Para el nuevo inspector salesiano es necesario conocer la realidad, la cultura, aprender con la forma de entender y de relacionarse con la naturaleza, elemento fundamental en la vida de los pueblos indígenas y que estará presente en un Sínodo del que ya se están dando los primeros pasos.

Usted es el nuevo Inspector de los Salesianos de la Amazonia, cuya historia está relacionada con su Congregación, que tiene un largo trabajo en la región, con más de cien años de presencia. ¿Qué significa la Amazonia para los salesianos?

Nosotros, de hecho, estamos aquí desde hace más de cien años, con presencia en toda la región, de modo particular en tres estados, Amazonas, Pará y Rondônia, y nuestra preocupación es contribuir con la valoración de la cultura. Ese es para nosotros un punto de unión. La relación de la congregación con la región pasa por la valoración de aquello que es esencial, aquello que es, de hecho, importante en la vida de las personas.

Por ejemplo, tratándose del Río Negro (donde los salesianos llegaron en 1915) la vida de los pueblos indígenas en la región, las muchas etnias que tenemos. Aquí, esto es para nosotros el punto principal como congregación, como salesianos.

De hecho, cada vez hay más vocaciones salesianas, tanto masculinas como femeninas, que son indígenas. ¿Qué es lo que esos salesianos indígenas están aportando a la Congregación?

La señal positiva para nosotros es que el trabajo tiene continuidad. No fueron sólo los primeros misioneros que vinieron aquí quienes dieron su colaboración, su gran contribución, su valentía. Cuando escuchamos hablar de los primeros salesianos misioneros aquí en la región, yo me quedo con el corazón contento, pero al mismo tiempo admirado por su osadía, para llegar aquí, a una región desconocida.

La presencia de los salesianos indígenas, para mí, es una respuesta concreta, positiva, al trabajo que hicieron los salesianos. Porque no fue construir cosas, casas, sino trabajar la evangelización de las personas, trabajar la vida de la gente. Ahí esos jóvenes de la región, entendiendo la propuesta, también pasaron a asumir eso en la propia vida. Hoy su colaboración, sin ninguna duda, es de un valor sin medida. Tenemos padres indígenas, en el campo del estudio, con licenciatura, en la educación, en el campo da misionología, como algo propio de nuestro trabajo aquí.

Para mí no existe mayor contribución que esa, reflexionar con las culturas indígenas, ellos que son indígenas, ellos que hablan la propia lengua. Reflexionar con una base teórica sobre la riqueza de su propia etnia, sobre su región y aquello que es posible hacer todavía para mejorar más.

Los salesianos tienen representantes en el grupo de asesores del Sínodo de la Panamazonia y en el llamado Consejo Presinodal, el Padre Justino Rezende y Monseñor José Angel Divasson, obispo emérito de Puerto Ayacucho, Venezuela. ¿Qué es lo que los salesianos pueden aportar dentro de la temática del Sínodo que nos llama a crear nuevos caminos para la Iglesia?

Nuestra Congregación, por carisma, por identidad, es misionera. Nosotros como salesianos somos misioneros. Lo que los salesianos llevan, lo que presentan, con lo que podemos contribuir en este momento histórico como es el Sínodo Panamazónico es lo específico de la misionariedad. Vivimos eso por carisma, por opción de vida, por vocación. Queremos como Iglesia, porque somos Iglesia, porque somos hijos de esa Iglesia, traer esa reflexión para nuestra experiencia de hoy, lo que significa hoy ser misionero con los jóvenes.

Los salesianos continuamos diciendo que se comienza con una actitud de evaluación de la propia vida, de la vocación. Porque, para mí, la gran contribución es desde el conocimiento de la realidad, de la cultura, de aquello que es esencial en la vida de las personas y, dentro del aspecto de la misionariedad propia de la Congregación. Pienso que esa sería la gran contribución a dar.

En ese sentido, ¿podemos decir que la Amazonia es un lugar donde esa dimensión misionera, en la medida en que se practica y se vive, enriquece la vida de la Iglesia y, en su caso, de la Congregación Salesiana, aprender con la gente a descubrir las semillas del Verbo presentes en los pueblos de la Amazonia?

Antes se entendía que veníamos para enseñar, para entregar, para ofrecer. Hoy la lectura que la Iglesia hace, al menos yo lo entiendo así, es venir para aprender, venir para recibir, y nada más concreto que estar en la región Amazónica, una región rica en pueblos indígenas. Es ver lo que ellos nos ofrecen, lo que ellos nos dicen, lo que ellos nos enseñan. Para mí es también un punto importante para la Congregación, para la Iglesia.

Estando presentes aquí, en la región amazónica, ahora escuchamos y vemos, no los apelos, como si ellos fuesen los destinatarios, sino aquello que nos dicen, queremos caminar por aquí, nuestras necesidades, nuestro camino es ese. Estando en Maturacá hice la experiencia conversando con el chamán, con los líderes indígenas yanomami. Fue muy interesante que ellos hablasen del aspecto de su espiritualidad, de lo que traían para mí. El lenguaje, está claro que es otro, pero la riqueza existe allí, existe una espiritualidad vivida por ellos, no venimos a imponer o enseñar, venimos en verdad a aprender, dividir experiencias, enriquecer.

Otro de los aspectos del Sínodo, junto a crear nuevos caminos para la Iglesia, es crear caminos para una ecología integral. En ese sentido, los pueblos indígenas de la Amazonia tienen muchas cosas para enseñarnos. Podemos decir que ellos viven en el día a día, aquello que el Papa Francisco intentó expresar en la Laudato Si. ¿Qué es lo que se aprende en esas visitas, con esa presencia, en el campo de la ecología integral?

Hago esa experiencia siempre que veo que la gente hace esa experiencia con aquello que son conceptos que establecemos para nosotros y que vemos en otra cultura, en otra realidad, en una gran ciudad, por ejemplo. El concepto de tiempo, de ecología, de cuidado con la naturaleza, es el Otro cuidando de su vida.

Ellos, en verdad, viven la experiencia de sentirse parte de la tierra, del amor a la tierra. La experiencia del tiempo, por ejemplo, necesitamos aguardar, esperar. Ellos viven hoy esa integración entre el hombre y la naturaleza. Eso nos enseña mucho en esta realidad de nuestra Iglesia.

Para leer todos los artículos del autor, pincha aquí:


Autor

José Manuel Vidal

Periodista y teólogo, es conocido por su labor de información sobre la Iglesia Católica. Dirige Religión Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído